Según la OCDE, Chile es el país con más emprendedores per cápita del mundo, sin embargo, sólo el 8 por ciento de los emprendimientos supera los 42 meses. De ellos, el 60 por ciento proviene del segmento ABC1 y C2.

OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 37 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales. La OCDE fue fundada en 1960 y su sede central se encuentra en el Château de la Muette, en París, Francia.

La OCDE no proporciona recursos financieros. Sólo presta asesoría para mejorar las políticas públicas de los países miembros o de terceros que lo soliciten. Es decir contribuye con el intercambio de buenas ideas y modelos probados de emprendimiento.

 

CIFRAS

En Chile existen alrededor de 1.992.578 microemprendedores, formales o informales, de los cuales el 17% corresponde a empleadores y el 83,0%, a trabajadores por cuenta propia, de acuerdo a la V Encuesta de Microemprendimiento (EME) 2017, realizada por el Ministerio de Economía y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE)

Según la investigación, se entiende por microemprendimientos aquellas actividades o negocios que cuentan con 10 o menos trabajadores (incluyendo a los dueños), pudiendo ser realizadas por empleadores o por cuenta propia.

Asimismo, el estudio permite profundizar el análisis de la situación de formalidad e informalidad de los microemprendedores y de su unidad económica, pudiendo complementar los indicadores de informalidad laboral recientemente publicados por el INE. Un microemprendedor califica como formal si su negocio está registrado en el SII.

En Chile, el 60,8% de los microemprendimientos es liderado por hombres y el 39,2%, por mujeres. A su vez, del total de mujeres microemprendedoras, el 87,3% corresponde a trabajadoras por cuenta propia y solo un 12,7% a empleadoras.

En el caso de los hombres microemprendedores, un 19,7% corresponde a empleadores y un 80,3% a trabajadores por cuenta propia.

SUGERENCIAS

A la luz de las cifras y la importancia internacional, es que la Asociación de Emprendedores de Chile se unió a G100. “El G100 es un grupo de optimistas, de líderes que, con su entusiasmo y aporte, colaborarán en hacer de Chile el mejor país para emprender y apoyar a que las pymes crezcan de forma saludable» (Alejandra Mustakis, presidenta ASECH).

Al respecto, Nicolás Shea, presidente del G100 de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), insiste en la necesidad de apoyar el emprendimiento: “Necesitamos del aporte de todos quienes se sienten convocados y sobre todo de aquellos que, desde su propia experiencia, pueden contribuir a demostrar que en Chile se puede emprender”.

Es urgente que emprender sea posible para todos. ¿Cómo hacerlo? El G100 Asech preparó los 7 pasos para emprender sin decaer:

1.- La idea: “Más que un producto o servicio, desarrolla un concepto que te permita crecer. Evita comenzar un emprendimiento sólo porque algo se puso de moda y, sobre todo, involúcrate en algo que te apasione y vincularlo con algo que ya sepas. Así podrás desenvolverte mucho más rápido y serás siempre un experto en tu negocio”.

2.- Escribe un plan: “Con la idea en mente, escríbela y escribe los pasos que te gustaría dar definiendo los tiempos. Esto te permitirá ordenar las tareas que debes concretar y evitará los olvidos. Te recomendamos definir un resumen de la idea, para no perder de vista el espíritu, redactar una misión y una visión para tu empresa y generar fotografías o gráficas que te permitan mostrar lo que haces”.

3.- Conoce tus habilidades: “Para ser más eficientes y desperdiciar el menor tiempo posible es importante saber en qué puedes desempeñarte mejor y en qué áreas necesitarás ayuda. Esto te permitirá ahorrar tiempo en errores y te permitirá lucir tus cualidades frente a los clientes”.

4.- Define tu mercado: “Si ya sabes qué quieres vender, lo siguiente es identificar a quién se lo quieres vender y dónde. Luego, es importante que conozcas a las personas que formarán parte de tu mercado. Te recomendamos estudiar qué edad tienen, qué actividades realizan y definir algunas características. Esto te permitirá entregar mejor tu mensaje, por ejemplo, estableciendo un lenguaje más juvenil o adulto según corresponda”.

5.- Proyecta la inversión y los costos: “Es importante que traduzcas en valor monetario tu idea para saber cuánto necesitas y cuánto puedes gastar. Definir lo anterior es esencial para evitar gastos innecesarios y maximizar los beneficios”.

6.- Escucha a tu entorno: “Pide sinceridad a la gente en la que confías y cuéntales de tu emprendimiento. Ellos te alimentarán de múltiples miradas que enriquecerán tu proyecto. Evita los ‘yesman’. Los amigos que encuentran todo bueno no te permitirán ver las falencias y oportunidades que tienes por delante”.

7.- Adáptate: “Puede que tengas la mejor idea del mundo y que aun así no tengas todo el éxito que esperabas. Detente un momento, revisa tus procesos y sé flexible. Tener la capacidad de actualizar tu idea respecto de los cambios tecnológicos o sociales siempre te hará crecer”.