El beneficio, que es parte del plan de ayuda anunciado por el Presidente durante el Estado de Catástrofe, beneficiará a más de 132 mil personas de la región. “Esta medida permite no pagar la cuenta de los servicios básicos de estos tres meses y prorratear los saldos por 12 meses sin multas asociadas”, dijo la seremi de Desarrollo Social y Familia.

Desde el 28 de marzo comenzó a regir el plan de ayuda anunciado por el Gobierno del Presidente Piñera, para pagar la cuenta de servicios básicos durante el Estado de Catástrofe. La medida apunta a que no se puedan cortar los servicios mientras dure el decreto de emergencia, y beneficia a las familias que están entre el 40% más vulnerable dentro del registro social de hogares, a quienes estén desempleados, a las personas mayores de 60 años o quienes tengan alguna circunstancia especial que no les permita pagar los costos asociados a la luz y la electricidad.

Al respecto, la seremi de Desarrollo Social y Familia, Katherine Aliaga, señaló que “estas personas pueden no pagar estos tres meses y los saldos que se acumulen se prorratean por 12 meses. Este plan ya está operativo y las personas solo deben comunicarse con la empresa respectiva para solicitar los beneficios”.

Seguidamente, Aliaga especificó que “en Tarapacá hay más de 53 mil hogares que podrían optar por este beneficio, lo que se traduce en más de 132 mil tarapaqueños que están en el 40% de las familias más vulnerables de nuestra región”.

Por este motivo, la seremi instó a las familias a optar por este beneficio durante el Estado de Catástrofe, el cual también incluye la posibilidad de no pagar las cuentas de las compañías telefónicas, las que estarán obligadas a ofrecer gratuitamente el Plan Solidario de Conectividad, que otorga hasta 2gb, 300 minutos para llamadas y 50 mensajes de texto. “Solo deben comunicarse con las empresas que entregan los servicios y solicitar el no pago de las cuentas, para prorratear los saldos por hasta 12 meses”, enfatizó Aliaga.

En el país hay más de 3 millones de hogares en esta condición, cuyo ingreso promedio es de cerca de $210 mil mensuales. Además, el 62,1% de estos hogares tienen una mujer como jefa de hogar y el 40,6% tienen al menos un adulto mayor.