Más de 80 mujeres de Tarapacá se preparan para cumplir su sueño de finalizar la enseñanza media

“Ya cumplí con educar
a mis hijas, las tres son profesionales, y ahora era tiempo de dedicarme a mí y
sacar los estudios de cuarto medio, era algo que me faltaba”, dijo Edilia
Morales quien solo estudió hasta segundo medio debido a que a los 16 años quedó
embarazada y —según contó— en aquellos años no estaba permitido asistir al
colegio si se estaba gestando.

Ella es una de las 86
mujeres de la región que participan del programa “Cumpliendo un sueño” el cual
PRODEMU ejecuta a lo largo del país a fin de permitir que personas vulnerables,
que por diversos motivos desertaron del sistema educacional, puedan tener la
escolaridad completa y así logren mayores oportunidades laborales. Esto
considerando que, según los datos del Centro de Estudios de Género de PRODEMU,
solo un 41,67% de 60 mil Mujeres PRODEMU no ha concluido su formación de
enseñanza media.

Después de más de 40 años, Edilia Morales volvió a estudiar para concluir su enseñanza media.

En Tarapacá, las
participantes tienen entre 20 y 65 años, y se encuentran distribuidas en dos
grupos. El primero de ellos, comenzó las clases online en junio pasado y está
conformado por 36 personas de las cuales uno es hombre.

Morales forma parte
de este grupo y afirmó que, a sus 62 años, retomar los estudios ha sido una
gran experiencia. “Volver a estudiar me hizo sentir nuevamente joven y pude
demostrar a mis hijas que todavía puedo, que tengo la capacidad de estudiar,
aprender y resolver los problemas”, dijo orgullosa.

Este primer grupo
trabaja junto a la ONG Good Neighbors y el contenido de las materias de
lenguaje, matemática, historia y ciencias naturales son entregados de lunes a
jueves de manera virtual.

La directora regional
de PRODEMU Tarapacá, Karoll Carvajal Castro, informó que en el caso de este
grupo las clases concluyen esta semana; en tanto, a mediados de noviembre
próximo deberán rendir el examen de validación de estudios que aplica la Seremi
de Educación de Tarapacá para poder obtener el cuarto medio. A esta misma
prueba se someterá el segundo grupo de participantes del programa que reúne a
55 personas (51 mujeres y cuatro hombres) quienes comenzaron las clases la
primera semana de septiembre con el Instituto AIEP, y las desarrollan de lunes
a viernes a través de la plataforma de formación virtual www.graduate.cl.

“Esta validación de
estudios tendrá fines laborales y contribuye al proceso de empoderamiento de
las mujeres, mediante la generación de un espacio de reconocimiento de sí
mismas como trabajadoras, el desarrollo de competencias de empleabilidad y
proyección para su inserción laboral dependiente”, precisó.

Al respecto, el
seremi de Educación de Tarapacá, Claudio Chamorro, expresó que como Ministerio
valoran toda instancia que apoye la labor de disminuir las brechas educativas
en la región. “Destaco esta valiosa iniciativa, que insta a las mujeres de
nuestra región, que por distintas razones no pudieron concluir sus estudios de
forma regular, a que retomen este objetivo, que les permitirá acceder a nuevas
y mejores oportunidades académicas y laborales, lo que impacta positivamente en
su calidad de vida y la de sus familias”, manifestó la autoridad regional de
Educación.

La residente boliviana Jacqueline Sánchez comentó que al inicio fue complicado pero que volver a estudiar ha sido una gran experiencia.

MIGRANTES

Ambos grupos de
“Cumpliendo un sueño” cuentan con participantes migrantes quienes llegaron a la
región provenientes de Bolivia y Colombia. En suma, son 19 mujeres y tres hombres
extranjeros que no concluyeron la enseñanza media o que sí lo hicieron, pero les
resulta muy costoso y engorroso tramitar la convalidación de estudios, por lo
cual decidieron optar por esta nivelación que ofrece PRODEMU y que además es
gratuita.

Es el caso de
Jacqueline Sánchez, residente boliviana de 46 años, quien narró que en su país
natal concluyó la enseñanza media pero que en aquellos años el trámite para
obtener la documentación que avale esto, tardaba aproximadamente un año y era
muy costoso, por lo cual no lo realizó.

La artesana en
textilería andina radica en Iquique hace cuatro años y al conocer que PRODEMU
ejecutaría el programa “Cumpliendo un sueño” no dudó en inscribirse. “Después
de más de 20 años que vuelvo a estudiar. Al principio fue un poco complicado,
pero uno se va adaptando, va abriendo los ojitos, los oiditos y va aprendiendo,
aparte todos los maestros tienen mucha disponibilidad y paciencia (…) Tener mi
cuarto medio me va a permitir presentarme a proyectos, sacar mi licencia de
conducir y tener más oportunidades laborales”, expresó.