En esta época del año, la mayoría de las empresas chilenas está empezando a proyectar su cierre anual. Es decir, están visualizando si se cumplieron las metas propuestas al iniciar el año y en base a eso, están revisando estructuras, pensando en posibles cambios o reafirmando políticas comerciales exitosas.

En esa línea, resulta fundamental que las empresas generen un buen presupuesto, en donde se planifique y proyecte de manera correcta los ingresos, costos y gastos del próximo año. Este presupuesto debiese ser generado y presentado por la correspondiente gerencia y estudiado y aprobado por el Directorio de la empresa.

Es en esa instancia donde deben tomarse decisiones estratégicas para el siguiente año, considerando variables corporativas, tributarias, comerciales, operativas y de recursos humanos.