El abastecimiento de agua a las tomas y a las familias de casos sociales de la comuna de Alto Hospicio se les sigue entregando con normalidad con los camiones aljibes de la Municipalidad de Alto Hospicio.

El vital elemento que se entrega a las 25 tomas de la comuna de lunes a viernes, ha sido una preocupación constante del alcalde Patricio Ferreira, quien hoy frente a la contingencia sanitaria por el coronavirus, COVID-19, ha dispuesto turnos éticos que continúan con la labor de que no les falte el agua a las cientos de familias que residen en el lugar.

Solo en las tomas, los camiones aljibes  reparten cerca de 2 mil metros cúbicos de agua, unos 2 millones de litros mensuales y a las familias de los casos sociales atendidos por el municipio se les suministra alrededor de 350 mil litros en el mes. Además de otros miles de litros que se entregan a la comunidad diariamente.

Números que parecen grande, pero frente a la alerta del COVID-19, en que las autoridades de salud recomiendan a las personas lavarse las manos con agua y jabón continuamente, aparte de las actividades diarias de limpieza personal y del hogar, para evitar la propagación de la enfermedad respiratoria, las familias que viven en estos emplazamientos urbanos se encuentran en alto riesgo de contagio, por no tener las condiciones adecuadas y suficiente agua, por mencionar una de las tantas limitaciones para vivir.

Ante esa realidad, el jefe comunal previendo que el agua que el municipio suministra con sus camiones a las tomas serán insuficientes para atender a ese sector poblacional, hizo un emplazamiento al representante de la Fuerzas Armadas en la región de Tarapacá, a que dispongan equipos y camiones aljibes para facilitar el vital líquido, asimismo, hizo un llamado a la empresa sanitaria de Aguas del Altiplano que también haga su aporte.

image_pdfimage_print