La difícil situación económica y social que viven muchas familias de la comuna, producto de la crisis sanitaria del coronavirus, afectando principalmente a los adultos mayores vulnerables, personas en riesgo social y a quienes han perdido su empleos, ha ocasionado que se generen decenas de ollas comunes y comedores solidarios en distintos barrios de Alto Hospicio.

Esta autogestión desinteresada de personas e instituciones sociales, deportivas, culturales y religiosas, junto al apoyo de la Municipalidad de Alto Hospicio, son las que han estado colaborando en el suministro de almuerzos a miles de vecinos y vecinas que tanto lo necesitan.

De hecho, en la última sesión del Concejo virtual realizada el viernes pasado, se aprobó una subvención especial de 100 mil pesos en mercaderías, a cada uno de las 60 comedores y ollas comunes, además de panaderías solidarias que existen en la comuna. Medida que viene a reforzar los apoyos que desde inicios de la emergencia sanitaria, el consistorio viene entregando a estas organizaciones, para que repartan comida a las personas que no disponen de recursos suficientes para alimentarse.

Una noble labor, que los beneficiarios han destacado, ya que la ayuda gubernamental no les ha llegado a todos por igual, y que gracias a estas cocinas populares han podido resolver en parte su alimentación diaria.

Cabe destacar, que estos eventos solidarios también han contribuido a apoyar el cumplimiento efectivo de las cuarentenas al propiciar alimentación a quienes se encuentran confinados en sus domicilios.

Permiso solidario

Se aclara, que las personas que participan de esta obra de colaboración, cuentan con “permisos solidarios para suministro de alimentos” entregados por las autoridades responsables. De esa forma ellas se pueden desplazar y cumplir la labor social de alimentación.

En este tema, el municipio cumple un papel fundamental de relacionarse con las organizaciones comunitarias, recibe una planilla con el lugar dónde se centrará la actividad solidaria y los datos de los participantes vecinales y  voluntarios. Asimismo, establece una relación de apoyo con dicha organización, proporcionándole implementos sanitarios y medios de diversa índole para realizar dicha acción.

Se aclara que las personas que intervienen en la gestión de las ollas comunes y comedores, pueden hacer uso del permiso que es entregado por Carabineros, única y exclusivamente para los fines definidos, como el retiro y entrega de donaciones, realizar las compras de los alimentos comunitarios, trasladarse a las cocinas y entregar los alimentos directamente en las casas de los vecinos.

image_pdfimage_print