Egresadas del Centro de Rehabilitación Residencial y Ambulatorio de Drogas y Alcohol para Mujeres de la comuna son homenajeadas por el municipio por cumplir exitosamente su proceso de recuperación llevado a cabo en el recinto de calle Pan de Azúcar 3744, en el sector central de la ciudad.

Dos pacientes que cumplieron a cabalidad las terapias y sin recaídas entregadas por los profesionales del recinto de rehabilitación, fueron destacadas por Esteban Zavala, director de la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO), de la Municipalidad de Alto Hospicio.

Zavala indicó que con el desarrollo de los programas de apoyo que realiza el municipio en conjunto con SENDA (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol) se pueden obtener positivos resultados para atender la compleja problemática que afecta a muchas familias de la comuna.

“Este plan tiene un resultado que impacta no solo en ellas, sino en sus familias, que es lo que nosotros queremos, recuperar a las mujeres y su entorno familiar que han caído en este flagelo”, enfatizó.

Iniciativa aseguró, que sin las gestiones previas realizadas por el alcalde Patricio Ferreira para abrir este centro terapéutico en Alto Hospicio, no hubiese sido posible atender a las mujeres con problemas de consumo de drogas y alcohol.

Asimismo, agradeció el arduo trabajo realizado por los funcionarios del SENDA y del Centro de Rehabilitación que cuentan con profesionales calificados, incluso disponen de un psiquiatra en el programa de rehabilitación.

En tanto, Abigail Pizarro, coordinadora del programa del Centro de Rehabilitación Residencial y Ambulatorio de Drogas y Alcohol para Mujeres, se refirió a la importancia de este acontecimiento para la comuna, puesto que responde a una necesidad y problemática en Alto Hospicio, como lo es el consumo de drogas y alcohol, específicamente en mujeres.

“Cuando una mujer se rehabilita y deja el consumo, también es una familia, una generación completa que se restaura, que se restablece y eso es a lo que nosotros apuntamos”, comentó Pizarro. 

Explicó que el Centro de Rehabilitación atiende 6 mujeres a nivel residencial y 12 usuarias en calidad de ambulatoria que acuden de forma esporádica, con las cuales se hace un trabajo remoto de rehabilitación. Es el único en su tipo en la región, y son 18 mujeres que siguen tratamientos que duran hasta 12 meses.

“Es muy gratificante y un gran logro observar que las personas permanecen en el lugar sin recaídas y en abstinencia, y cuando termina el proceso, nosotros también le hacemos seguimientos para poder verificar que ellas se mantengan sin consumo. En ese sentido la ligamos a instituciones como la Oficina Municipal de Intermediación Laboral (OMIL) y con los programas de la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO) para que ellas puedan volver a integrarse a la sociedad. Queremos que no vuelvan a caer en el consumo de drogas y vuelvan al cuidado de sus hijos, y se inserten laboralmente”, puntualizó la coordinadora del Centro de Rehabilitación Residencial y Ambulatorio de Drogas y Alcohol para Mujeres.

image_pdfimage_print