Con apoyo de MIDESO

El Cambio de clima con temperaturas bajas que aproximan el invierno, está siendo una preocupación constante de las autoridades comunales de Alto Hospicio, sobretodo, con las personas en situación de calle que carecen de un lugar definido para resguardarse del frío.

Así como el año pasado el municipio abrió un albergue destinado para atender estos individuos que pernoctaban en las calles y sitios apartados con las mínimas medidas de sobrevivencia, este 2019 nuevamente están impulsando ocupar de albergue municipal las instalaciones del Polideportivo de Santa Rosa que está condicionado para atender 25 personas en situación de calle.

La diferencia con el anterior recinto dispuesto para esos fines, que fue generado íntegramente con recursos del consistorio, es que el nuevo albergue está enmarcado en el Plan Invierno del Gobierno que lidera el Ministerio de desarrollo Social, MIDESO, que lo financiará en esta oportunidad, aseveró el director de la Dirección de Desarrollo Comunitario, DIDECO,  Esteban Zavala.

Precisó que el apoyo del gobierno, se produce por considerar que el Municipio de Alto Hospicio fue el único que estaba haciendo esa obra de atención a personas en ese estado de vulnerabilidad. “Ellos destinaron fondos para dos líneas, una de Calle y otra de Albergue. Nosotros postulamos a la línea de Albergue, de la cual obtuvimos buenos resultados. Como lo estamos desarrollando en forma conjunta con MIDESO, estamos siguiendo todas las orientaciones técnicas de ellos para dar marcha a este nuevo centro de atención a las personas en situación de calle”, afirmó.

El inicio del albergue, explicó, como municipio lo tienen proyectado implementar este viernes 14 de junio, pero siempre y cuando el MIDESO lo autorice en base a que se cumplan todas las condiciones que establecen sus reglamentos.

Zavala aclaró que el lugar del Polideportivo de Santa Rosa, las personas en situación de calle, además de tener un lugar para cobijarse, tendrán alimentación, abrigo, acceso de servicios higiénicos con agua caliente y útiles de aseo.

También van a estar sujetos a una intervención social, donde se les va a aplicar el Registro Social de Hogar, en caso que no la tuviesen. Las personas que no tengan su carnet de identidad se les va a ayudar a sacarlo. Se va a intentar contactar a sus familiares con la finalidad de saber más de la situación de cada uno de ellos.

En el albergue intervendrá un equipo de salud municipal para ver el estado en que se encuentren los huéspedes y en lo posible seguir un tratamiento médico si lo necesitaran.

Por último, agregó el director de DIDECO, es que la Administración Municipal pretende que dichas personas puedan reinsertarse nuevamente a la sociedad a través de sus familias o mediante el mercado laboral.

El albergue va a estar en funcionamiento durante dos meses y así como ocurrió el año pasado se espera que sus servicios sean ocupados por el 80 por ciento de personas de la comuna y el otro restante de gente de tránsito.

Las características de gran parte de los individuos que se alojan en el recinto municipal, es que están afectados por temas de alcoholismo y drogadicción.

El ingreso al albergue se hará por dos vías, una por acceso voluntario y otra por el Programa Calle, que atiende el Hogar de Cristo que recorre las calles de la comuna y pesquisan las personas que quieren internarse. El único requisito que se exigirá es que no se puede ingresar con alcohol ni drogas.