La Agencia Nacional de Administración de Emergencias de Nueva Zelanda emitió este viernes dos alertas de tsunami tras dos de los tres fuertes terremotos registrados en la zona.

El más fuerte de los tres sismos tuvo una magnitud de 8,1 y se produjo a las 8:28 de la mañana (19:28 GMT) a unos 1.000 km al noreste de la Isla Norte, cerca de las islas Kermadec.

En esa misma zona se había producido unas dos horas antes un sismo de magnitud 7,4; mientras que cuatro horas antes se había registrado uno de 7,1 cerca de la Isla Norte de Nueva Zelanda.

Hasta el cierre de esta nota, la tarde del jueves, no había reportes de ningún daño o de oleajes peligrosos.

Por otra parte, el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico de EE.UU. también emitió una advertencia de tsunami para Hawái.

«La amenaza y los potenciales impactos están siendo evaluados», dijo la Administración de Emergencias de Oahu, en Hawái.

Evacuación inmediata

Las autoridades neozelandesas ordenaron la evacuación inmediata de un sector de la costa del noreste de la Isla Norte del país, desde Bay of Islands hasta Tolaga Bay.

El sismo ocurrió a unos 1.000 kilómetros de la Isla Norte de Nueva Zelanda.

«Las personas cercanas a la costa deben moverse inmediatamente al terreno elevado más cercano, fuera de todas las zonas de evacuación de tsunamis, o tan al interior como sea posible», dijo la Agencia de Emergencias neozelandesa.

«Es posible que la primera ola no sea la más grande. La actividad de tsunami continuará durante varias horas y la amenaza es real hasta que se cancele esta advertencia», agregó.

Ante la orden, «cientos de personas dejaron sus casas y centros de trabajo», dijo Shaimaa Khalil, corresponsal de la BBC en Sídney.

Los medios de comunicación locales reportaron embotellamientos en ciudades como Whangarei y Whakatane, en la costa noreste, debido a que la gente intentaba evacuar sus hogares, escuelas y lugares de trabajo.

En la cercana ciudad de Ohope, la residente Leslie Peake le dijo al New Zealand Herald que había «enormes colas de personas evacuando».

El Departamento de Defensa Civil de Nueva Zelanda aconsejó que las evacuaciones se hicieran a pie o en bicicleta para evitar los embotellamientos.

El USGS reportó movimientos telúricos adicionales, aunque de menor magnitud.

La actividad sísmica en Nueva Zelanda es frecuente, pero la ministra de Servicios de Emergencia, Kiri Allan, dijo que nunca antes había experimentado una secuencia tan fuerte de terremotos.

«Esta ha sido una mañana extraordinaria para muchos neozelandeses en todo el país«, dijo, según la agencia AFP. «Desde las 2:30 am de esta mañana han estado despiertos, preocupados por sus hogares y sus familias».

Después del primer movimiento, Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, escribió en Instagram «espero que todos estén bien, especialmente en la costa este, que habrían sentido toda la fuerza de ese terremoto».

Fuente: BBC mundo

image_pdfimage_print