La Iglesia San Lorenzo de la Reconciliación, ubicada en Sotomayor con Oscar Bonilla, es el punto de reunión de los bailes religiosos que participan en la “Octava de San Lorenzo”, actividad que replica la devoción al “Lolo” que se celebra en el poblado de Tarapacá cada 10 de agosto.

San Lorenzo en es el patrono de los transportistas y mineros, al que diabladas, gitanos, morenadas y tinkus juntos a sus bandas de bronces veneran en el sector norte de Iquique.

Se denomina “Octava” ya que replica las festividades oficiales ocho días después. Esta celebración en la Iglesia de la Reconciliación se inició a mediados de los años 80, bajo la tutela de dos sacerdotes, Luigi Tortella y Daniel Giacopuzzi.