Actualmente existen muchos servicios tecnológicos de transporte de pasajero como Uber o Car2Go que hacen más fácil y rápido el desplazamiento. Lamentablemente, los piratas informáticos se han aprovechado de esta modalidad de servicio para hacer “viajes fantasmas” con perfiles de otros usuarios.

Así ha existido una creciente preocupación en cuanto a los ataques en autos inteligentes en los últimos cuatro años, según indica un estudio de Upstream Security Ltd.

Entre estos encontramos delitos como la creación de perfiles falsos, hackeo, robo de vehículos y toma de control inalámbrica.

Aunque muchas empresas de esta índole se han encargado de reforzar sus medidas de seguridad, los riesgos de ciberdelicuencia de vehículos seguirán presentes. Esto gracias a la evolución tecnológica que sigue moviendo a la sociedad a optar por alternativas más modernas en cuanto a estos servicios.

De esta forma, se espera que los autos conectados alcancen los 775 millones para el 2023 experimentando con diversas características que prometerán mayor comodidad a los conductores.

“Los servicios tecnológicos en vehículos son de gran ayuda para los conductores, pero no dejan de significar un riesgo debido al asecho de los piratas informáticos. Por eso es importante que a medida que se propague esta modalidad en el uso de vehículos inteligentes, se potencien también las medidas de seguridad para los mismos”, explica Juan José Santa Cruz, gerente general de EstoySeguro.cl.

La creciente tecnología en vehículos

Por su parte, grandes fabricantes de automóviles como Mercedes-Benz, Daimler y Toyota  siguen potenciando los servicios digitales en sus modelos con el fin de generar fuentes de ingresos adicionales y mantenerse a la par de entidades como Uber.

Daimler y BMW AG han decidido combinar sus plataformas para compartir vehículos y ofrecer más servicios a sus usuarios como recarga de autos eléctricos, aplicación de transporte y búsqueda de estacionamiento digital.

El problema con esta propuesta es la falta de seguridad que poseen las aplicaciones de vehículos compartidos, siguen siendo muy fáciles de hackear y manipular.

Al menos así lo comprobó un estudio elaborado por el proveedor de ciberseguridad y antivirus Kaspersky Lab que probó 13 aplicaciones de este tipo, en las que todas fallaron en cuanto a nivel de contraseña, intentos de phishing y más.

Uber, conocida como una de las aplicaciones más populares de servicio de transporte, se ha encargado de reforzar sus medidas de seguridad implementando estrategias como la verificación de inicio de sesión en dos pasos.

Esto debido a los diversos ataques cibernéticos que ha tenido en los últimos meses, como es el caso de un grupo de estafadores en China que utilizaban cuentas falsas para realizar viajes gratis. Ahora se apoyan aún más en la tecnología y cuentan con sistemas capaces de detectar este tipo de actividad ilícita.

También han declarado que no piensan parar en la implementación de mecanismos de defensas ante estos ataques, asegurando siempre la mayor seguridad a sus usuarios. Sin embargo, no queda fuera la posibilidad de que los delincuentes cibernéticos sigan intentando infringir en los servicios de la empresa.  “La lucha contra el fraude nunca termina”, declaró Uber en un comunicado para Bloomberg News.