Así lo adelantó el Comandante en Jefe de la IV Zona Naval, Alberto Soto Valenzuela. La máxima autoridad de la Armada en nuestra región precisó que esta imponente flota realiza extracción “selectiva” de calamar, con apego a la legalidad vigente en nuestro país y de los Tratados Internacionales suscritos. Qué es, entonces, lo verdaderamente estratégico de esta imponente presencia en aguas del Pacífico, lo sintetizamos acá. 

Isabel Frías 

Periodista U.C. 

Desde hace aproximadamente 30 años, barcos “con bandera” de la República Popular de China realizan labores de extracción de especies diversas, entre las cuales está de manera preferente la pesca de calamar ( jibia) para consumo humano: Lo hacen, eso sí, a gran escala, de manera muy especializada, con embarcaciones de alta tecnología y con un carácter comercial, porque se trata de grandes empresas “privadas” que operan bajo la protección del Estado chino.  

Esta labor de pesca industrial se desarrolla tanto en el océano Atlántico como en el Pacífico y que –en este caso específico de la pesca de calamar en aguas internacionales– requiere instalar los llamados “barcos factoría” en zonas que tengan en torno a los 19 grados Celsius, porque bajo esas condiciones vive esta particular especie tan apetecida por los paladares asiáticos. 

No obstante lo anterior, nuestra Subsecretaría de Pesca puso en la agenda de las autoridades y los medios de comunicación una alerta entre los países del Cono Sur que miran al Pacífico, haciéndose eco de lo denunciado por autoridades de Ecuador sobre el accionar de estos pequeros que “habrían” operado muy cerca de las Islas Galápagos.   

La consecuencia de lo anterior fue que, en algunos ámbitos, circuló la idea que esta flota pesquera “con bandera china” estaría violando zonas de uso exclusivo del Estado chileno y –lo más inquietante– dejando abierta la duda si estas embarcaciones están o no violando la soberanía de las aguas de nuestro país. 

La respuesta ante esa interrogante fue un rotundo “no”, de parte del Comandante en Jefe de la IV Zona Naval, Alberto Soto Valenzuela. La máxima autoridad de la Armada en nuestra región precisó que, esta flota compuesta por más de 300 naves, realiza extracción “selectiva” de calamar y que, dicha actividad, se efectúa con apego a la legalidad vigente en nuestro país y también de los Tratados Internacionales, tanto diplomáticos como comerciales. 

Y un punto adicional: “No estamos hablando en ningún caso de pesca de arrastre, sino que tiene tecnología que le permite extraer únicamente calamar”, sostuvo el Alto Mando de la Armada de Chile, institución a quien nuestro ordenamiento le asigna la responsabilidad de fiscalizar lo que ocurre dentro del territorio marítimo nacional.  

EE.UU. OFRECE “APOYO” 

Mientras el Contralmirante Soto Valenzuela exponía frente a medios de comunicación regionales, asentados en Iquique, de manera paralela Estados Unidos ofreció cooperación para vigilar a ese grupo de barcos que “podría (hipotéticamente) estar haciendo capturas ilegales”.  

«La flota de pesca de aguas distantes de China es –lejos– la mayor del mundo que está implicada sistemáticamente en la sobrepesca y por eso es que sospechamos de su conducta», advirtió el día de ayer Jon Piechowskiu, Subsecretario de Estado adjunto en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado norteamericano. 

Según lo explicado por el Comandante en Jefe de la IV Zona naval, cualquier situación de ilegalidad de la flota china en nuestras aguas está descartada y se trataría de una especulación de alcance “político” y que responde a la dinámica de “guerra comercial”, esa que tiene enfrentadas –desde hace un par de años– a ambas potencias y a sus máximos líderes, Donald Trump y Xi Jinping. 

ÁREAS PROTEGIDAS 

El Contralmirante Soto Valenzuela también adelantó que, la flota de bandera china tiene un itinerario conocido y viene viajando desde Perú, sin embargo pronto se desplazará a aguas internaciones frente a las 200 millas chilenas.  

“Frente a nuestras costas estará alrededor de noviembre o diciembre próximo, dirigiéndose posteriormente al Estrecho de Magallanes para efectuar la extracción industrial de calamar en aguas del océano Atlántico”, indicó el líder de la IV Zona Naval. 

Consultado el alto oficial por El Longino sobre la alarma emitida por Ecuador respecto de esta flota y su relación con las “áreas protegidas”, el Contralmirante Soto enfatizó: “Agradezco la pregunta, porque en efecto eso es lo relevante en este asunto. Nuestro país tiene áreas protegidas donde ninguna flota, de bandera alguna, le está permitido extraer ningún recurso marino y la Armada está monitoreando 24/7 no solo estas embarcaciones, sino todo el territorio marítimo nacional. Nunca ha habido un suceso de esa naturaleza en Chile y nuestra labor es hacer respetar y proteger estas zonas tal como lo hemos hecho hasta ahora”. 

Una referencia final: En total, Chile cuenta con 14 áreas marinas protegidas, las que conforman el 42,4 % de nuestro mar. Hablamos de los parques marinos Archipiélago de Juan Fernández y Cabo de Hornos y las reservas marinas costeras de múltiples usos Rapanui, Tortel y Zeno Almirantazgo. Ahí debemos tener la alerta permanente. 

image_pdfimage_print