MARIO VERGARA

La comunidad aymara de la región se opone terminantemente al TPP-11, es decir al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico porque busca eliminar los derechos laborales, salario mínimo vacaciones, indemnizaciones por años de servicio, pre y post natal, incorpora el trabajo infantil y aumenta los años para jubilar.

Así lo señaló, Silverio Viza, vocero de los indígenas aymaras de la Región de Tarapacá, afirmando que tal reflexión es en general de los pueblos originarios.

«Ese es un acuerdo realizado por las grandes corporaciones transnacionales de comercio para garantizar que sus inversiones en los países firmantes no tendrán pérdidas. Es decir, pretende eliminar la soberanía porque Chile tendrá que consultar con las grandes empresas y los gobiernos firmantes sobre cambios en las leyes, programas y políticas públicas. Si nuestro país llega a aprobar una ley que amenace sus ganancias, el Estado deberá indemnizar a las empresas por su supuestas pérdidas».

Citó como ejemplo para los agricultores, que será privatizada la semilla y que será un delito plantar, guardar semillas e intercambiarlas porque «solo se podrá comprarlas a Monsanto» aumentará el uso de plaguicidas y daño a la salud de las personas.

Agregó que también encarecerá los medicamentos y que no se podrá comercializar bioequivalentes, tampoco innovar con medicamentos nuevos.

«En verdad, será muy perjudicial para la población este tratado que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados y que solo falta el pronunciamiento del Senado. Este TPP-11 restringirá aun más del acceso a la Salud. Los hospitales públicos y privados deberán pagar licencias para efectuar intervenciones médicas patentadas».

INTERNET

Asimismo, Silverio Viza declaró que el famoso tratado que suscribieron once países limitará el acceso a Internet, porque se deberá pagar información, libros, música, documentales películas y que las compañías denunciará si es que las personas realizan tales acciones.

«El TPP es un sistema perverso que profundiza el monopolio de los recursos naturales del país, el agua, el mar, la tierra, el cobre, el litio y otros en manos extranjeras. «El 28 % del cobre que aún está en  manos del Estado, deberá privatizarse» apuntó.