El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Haroldo Brito,  manifestó su preocupación por las consecuencias institucionales que se podrían derivar de la propuesta parlamentaria de disminución de remuneraciones en el Poder Judicial. En la ceremonia de juramento de nuevas y nuevos abogados realizada este 22 de noviembre, la autoridad señaló que «el problema no consiste únicamente en una cuestión relativa a los sueldos, sino en el abandono de una sostenida política pública de remuneraciones, que ha producido -junto a otras decisiones- incuestionables progresos en el sistema de justicia». 

El presidente Brito añadió que  «sin duda se trata de un tema altamente complejo y difícil de abordar en una ocasión como ésta, con la detención que amerita».  «Con todo, quiero relevar que esta política pública a la que aludo ha constituido, qué duda puede caber, una condición fundamental de estabilidad para permitir el reconocimiento y protección de los derechos de todas las personas, cual es, precisamente, la función esencial encomendada a la judicatura por la Constitución Política de la República, y, por cierto, lo que esperan los ciudadanos y, también lo que queremos realizar los jueces, por ser éste el propósito institucional básico, por lo mismo ineludible» finalizó.