Como una “voz de alarma” calificó el presidente del Consejero Regional, Rubén Berríos, la baja ejecución presupuestaria en Tarapacá, que es solo de un17, 3%, mucho menos que el promedio nacional. Esta situación a juicio del Core está dejando proyectos emblemáticos de lado, como la luminarias de Iquique, el cementerio de Alto Hospicio. Si bien el Core reconoce que estamos en época de la pandemia, es necesario agilizar algunos proyectos.

“Al cierre del mes de mayo, de acuerdo al informe de la Subsecretaria de Desarrollo Regional y Administrativo, nuestra región tiene solo el 17,3 %. Esta tercera ejecución más mala del país, donde solo superamos a Ñuble y Antofagasta. Estamos muy debajo de la media nacional, cuando el promedio nacional del mes de mayo es de un 27,8%. Estamos  bajo en diez punto de la media del país”, manifestó el presidente del Core, Rubén Berríos.

Para la autoridad regional esto se debe al centralismo de algunas decisiones y el paso que realizan las iniciativas por diversos organismos.

“¿A qué se debe esto? simplemente a tener una Constitución centralista y depender de  todos los recursos del nivel central, donde cada vez que se aprueba un proyecto hay que hacer un peregrinar, tanto por la Subsecretaria de Desarrollo Regional, como por la Secretaria de Presupuesto y el Ministerio de Hacienda. Y, muchas veces también por Contraloría. Esos son impedimentos centralistas que no permiten una buena ejecución presupuestaria.

PROYECTO

Para el presidente del Core,  es importante avanzar con los proyecto “emblemáticos”.

“Hemos anunciado de los recursos que se han invertido en  el tema sanitario, económico e iniciativas  en iniciativas que  pensábamos se estaban ejecutando,  que no han avanzado,  como las luminarias de Iquique el cementerio de Alto Hospicio y otros proyectos. Nosotros tenemos muchas iniciativas que no ha sido priorizadas por el ejecutivo, que podrían ser una ayuda o herramientas para avanzar”.

MUNICIPIOS

Berríos llama la atención sobre la disminución de recursos que ha tenido los gobiernos comunales, todo debido a la baja por las medidas sanitarias por el Coronavirus.

“Hoy tenemos los municipios locales bastantes alicaídos con sus presupuestos disminuidos.  Antes contaban con  ingresos fiscales a través de pago de patentes comerciales, permisos de circulación”, precisó.

Para Berrios, hay diferente programas que inyectan recursos a los municipios que podrían incentivar la empleabilidad y la economía local.

“Yo creo que hay varias líneas para trabajar, vamos a conversar con el Intendente, porque es muy preocupante  que a cinco meses téngannos una ejecución presupuestaria pésima de solo un 17,3%. Es tiempo de lanzar la voz de alarma, ya estamos comenzado el segundo semestre y se debe tomar la medidas necesarias para levantar la ejecución presupuestaria, ya sea con nuevas iniciativas o ver qué ha pasado con las que estaban comprometidas y no se han ejecutado, o han avanzado en su ejecución, de la manera que esperábamos

Berrios  señala que hay  proyectos emblemáticos como las luminarias de Iquique, el cementerio de Alto Hospicio, en especial los “socavones”,  éste último donde “la gente está esperando con ansias esos proyectos para la gente que sufrió la demolicion de sus viviendas”.

“Hay proyecto importante como casi 5 mil millones de pesos de CORFO que podrían inyectarse directamente a la economía, directo a la vena, con subsidio directamente para los mini y medianos empresarios y que no se ha liberado ni un pesos”.

image_pdfimage_print