Prototipo de innovación social capacitó a beneficiarias en sistema colaborativo de producción de compost y humus.

La elaboración de digestato (abono líquido), compost y biogás, son los tres subproductos que se lograron con resultados óptimos en etapa experimental durante el desarrollo del programa de Innovación Social de Corfo que ejecuta la empresa “Gira Reciclaje – Compostaje”, iniciativa que contó con el apoyo de la Universidad Arturo Prat e Indap.

La directora del proyecto, Erika Aliaga Maureira, explicó que “se hicieron pruebas con satisfactorios resultados. El abono se aplicó en ensayos agrícolas en las comunas de Pica, Alto Hospicio e Iquique; y el biogás se pudo utilizar en sistemas domésticos, como en cocinas y calefonts”.

Durante la ceremonia del cierre del programa, la profesional explicó que “seguiremos avanzando en el perfeccionamiento de un biodigestor que genera estos subproductos. Es una alternativa sustentable y eficiente en el manejo de residuos orgánicos, obteniendo el compost que permita ser aplicado en sistemas agrícolas tanto urbanos como rurales y de esta manera disminuir la contaminación y enfrentar la crisis alimentaria y efectos del cambio climático”.

El director regional de Corfo, César Villanueva Vega, precisó que “en Tarapacá, durante el último año, hemos desarrollado 12 programa de innovación social con ambiciosos objetivos y mejores resultados. Este prototipo, nos viene a entregar una propuesta de triple impacto: sustentable, con sentido social y con valor agregado desde la perspectiva económica”.

Katherine Rodríguez, principal gestora del proyecto, señaló que “hemos desarrollado un prototipo que permite mitigar la deficiente gestión y manejo de residuos en Iquique, a través de la recuperación de desechos orgánicos generados en supermercados, ferias, terminales agropecuarios y restaurantes. De esta forma, nos permite disminuir la generación de residuos, transformando la problemática de la basura en una oportunidad de desarrollo económico y bienestar social”.

Los residuos orgánicos representan aproximadamente el 50 por ciento de los desechos domiciliarios y emiten altas cantidades de gas metano. Su manejo es el más complejo de todos los tipos de desechos, y sin embargo el más provechoso cuando se maneja de manera sustentable. El compost es un abono natural que resulta del proceso controlado de descomposición de los residuos orgánicos mediante técnicas controladas y que posee grandes propiedades. Su aplicación en la agricultura mejora suelos y previene el uso de pesticidas, entre otros beneficios.

Durante el desarrollo del proyecto se capacitó a un grupo de personas en manejo sustentable de residuos orgánicos y técnicas de compostaje, con el fin de que pudieran ser monitores y educar a otras personas interesadas en compostar. Paralelamente, y con la colaboración de la Universidad Arturo Prat, se elaboró un biodigestor capaz de acelerar el proceso de compostaje de los residuos orgánicos que produce digestato (abono líquido), compost y biogás.