La iniciativa online por las redes sociales de salud emprendida por el municipio en tiempos de pandemia ha sido muy elogiada por la comunidad hospiciana, mientras permanece en cuarentena por el coronavirus.

Al respecto, la encargada del programa nutricional de la red de Salud Municipal, Macarena Flores, en el espacio de la red social de Facebook de la Municipalidad de Alto Hospicio, los CESFAM Pedro Pulgar y Yandry Añazco, se refirió a la importancia de la alimentación saludable en el desarrollo de la población. En esta oportunidad, habló sobre la alimentación complementaria. Para ello, explicó que la lactancia materna es recomendada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, como el único alimento que debe recibir el menor de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad. Desde ahí en adelante, reiteró que comienza la alimentación complementaria, que es donde se incorporan alimentos sólidos distintos a la leche materna.

Indicó que para iniciar este proceso, el menor tiene que haber cumplido los 6 meses de edad, ya que su intestino está maduro y apto para recibir otros alimentos diferentes a la leche. También cuando se observa que el niño o niña es capaz de sentarse con o sin ayuda y mantenerse en esa posición.

“Cuando el menor ha eliminado el reflejo de extrusión y ya puede tragar con mayor facilidad, y si muestra interés por la comida y usa sus manos para tomar alimentos que están cerca y los lleva a su boca.”

En lo que concierne a la incorporación de estos nuevos alimentos en su dieta, la profesional en nutrición, dijo que no hay que suprimir la lactancia materna, el momento de la comida debe ser una instancia tranquila y placentera, comenzar de a poco, incorporar un alimento a la vez en pequeñas cantidades.

Asimismo, agregó que era importante separar la inclusión de un nuevo alimento cada tres o cuatro días para identificar si se presenta una intolerancia o una alergia en ese proceso.

También aseguró en el programa online, que un alimento puede ser rechazado por el menor, ya que no se ha acostumbrado al olor, sabor o textura, por lo tanto, se requiere que se insista en su alimentación y a tener paciencia porque es parte de un nuevo proceso de cambio.

Papilla

Frente a la interrogante de cuál es la forma correcta de preparar la papilla,  añadió que hay 5 pasos  para realizar ese procedimiento. Primero hay que lavarse bien las manos, seleccionar los alimentos a utilizar, higienizarlos, porcionarlos y  ponerlos a cocción.

Es importante, advirtió, nunca agregar sal ni azúcar, y al momento de ofrecerlo adicionar unas gotitas de aceite.

Además, recordó que la alimentación debe ser bien variada. En ese sentido presentó algunos alimentos para preparar la papilla en una taza porcionando tres deditos para la comida y dos deditos para el postre. Se recomienda que el postre sea fruta natural y fresca.

Por último, subrayó que cuando se comienza con la alimentación complementaria es importante comenzar la hidratación  con agua pura para generar el hábito y que el niño o niña se acostumbre. Hizo hincapié en la consistencia de la comida que va a ir variando según evolución del lactante. Se comienza con una papilla, pasando por una comida molida hasta lograr una comida compuesta con más alimentos enteros, hasta llegar a  la alimentación familiar.

De esta forma, a través de la programación municipal, la comunidad, sobre todo, las nuevas madres pudieron conocer sobre hábitos saludables para alimentar a sus hijos e hijas.

image_pdfimage_print