La autoridad regional dijo que el Estado ha redoblado sus esfuerzos para brindar una respuesta efectiva a los habitantes de la región antes las emergencias que se han suscitado.

Ayer, el intendente Regional, Miguel Ángel Quezada ofreció un balance de la cantidad de viviendas afectas en la región producto del invierno altiplánico.

Al respecto, la autoridad detalló que hasta la fecha contabilizaban un total de 241 viviendas afectadas en Iquique y 126 en el Tamarugal

Quezada precisó que el Estado dispuso de un presupuesto para dar solución a los embates del fenómeno climático de lluvias en la región de Tarapacá.

Añadió que a partir de esta experiencia se tomarán acciones de previsión que permitan tener una mirada resilente frente a condiciones climáticas, a través de la Mesa de Cambio Climático que evaluará los proyectos de infraestructura para que tengan la condición necesaria ante eventos de esta naturaleza.

Por otra parte, el Intendente dijo que producto de la lluvia caída en Iquique existen afectaciones de salud, y en ese sentido informó que para ello se instalará un Puesto de Atención Médica Especializado (PAME) en el “diamante de béisbol” al lado del estadio Tierra de Campeones, esto con la finalidad de apoyar la atención de salud primaria municipal, por los problemas del Cesfam Sur.

Quezada precisó que están evaluando la posibilidad de trasladar a las personas que se mantienen en los colegios al techado que pertenece al Consejo de Deportes, y de este modo dejar los recintos educativos en condiciones óptimas para el retorno a clases.

Respecto a los cortes eléctricos que se registraron en distintas zonas de Iquique y Alto Hospicio, Quezada dijo que “hemos presionado a los servicios públicos para que den solución a los usuarios en el menor tiempo posible”.

Nuevas precipitaciones

Ante la Alerta Meteorológica emitida ayer, el Intendente indicó que se esperan precipitaciones moderadas a fuertes para este martes 12 hasta y mañana miércoles 13 de febrero, en sectores precordilleranos y cordilleranos de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

Acotó que las comunidades aisladas cuentan víveres, aguas, abrigos y medicinas, por lo que se espera que una vez que termine, se continúe con los trabajos de conectividad. En ese sentido, comentó que los albergues de la región se mantienen habilitados al tiempo que emplazó a las personas a evitar trasladarse si no es necesario para evitar exponerse a situaciones de peligro.

Sobre La Tirana, dijo que se han hecho alrededor de 1500 metros de petril –murete de seguridad- para evitar que el agua llegue al santuario y a la población que vive allí.