El exgeneral director, desde su salida de la institución, optó por quedarse -junto a su familia- en una residencia en Chiguayante. No quiso asistir a la ceremonia de su sucesor y sólo ha mantenido contacto con sus más cercanos.

La Escuela de Suboficiales del Complejo Lomas Verdes, en Concepción, fue la última actividad que Hermes Soto tuvo en su calidad de general director de Carabineros. Ese día, el viernes 21 de diciembre pasado, mientras la Contraloría tomaba razón del decreto fundado que lo destituía de su cargo como primer mando de la institución, Soto se despedía definitivamente de su cargo.

“Siento orgullo de haber estado 40 años y ustedes sientan orgullo de compartir este momento. Me voy con tristeza y con orgullo por todos los logros en el Biobío. Somos lejos, lejos, la mejor institución de Chile”, señaló.

Quienes conocen a Soto comentan que para él no fue indiferente realizar su última actividad en el Bio-bío. Hasta poco antes de asumir -en marzo pasado- se desempeñó como general de la zona, y debido a los cortos ocho meses que duró como general director durante el gobierno de Sebastián Piñera, su familia aún no estaba del todo instalada en Santiago.

Por lo mismo, cercanos al ahora exuniformado comentan que desde esa despedida en la escuela de suboficiales, Soto no ha regresado a Santiago y se encuentra, desde esa fecha, en la Octava Región, específicamente en una residencia ubicada en la comuna de Chiguayante. Ahí, el general (R) de Carabineros decidió descansar y refugiarse junto a su familia.

Sus amigos más cercanos comentan que, hasta la fecha, el exuniformado se encuentra afectado por lo sucedido y continúa calificando como “injusta” la decisión que se tomó respecto de su salida tras la serie de encubrimientos de sus subalternos -según se ha acreditado por fiscalía hasta ahora- por la muerte de Camilo Catrillanca.

En el entorno de Soto aseguran que el exgeneral ha optado por un ostracismo extremo, al punto que aun antes de ser invitado a la ceremonia del lunes 7, donde el general director Mario Rozas será ungido como el nuevo líder de la institución , se excusó de asistir a la actividad. También ha evitado responder llamados de algunos parlamentarios por la zona que han intentado comunicarse con él y, hasta ahora, ha decidido guardar silencio y no referirse a lo que sucedió en su paso por Carabineros.

Fuente: La Tercera