Tras participar de una supuesta riña el reo fue trasladado a urgencias del Hospital Regional de Iquique, lugar donde detectaron que su verdadero propósito era evadir el control de Gendarmería.

Una llave de esposas en el interior de su garganta tenía un interno del Complejo Penitenciario de Alto Hospicio, que tras una riña fue trasladado hasta el servicio de Urgencias del Hospital de Iquique.

El hecho quedó al descubierto luego que el personal de salud tomara una radiografía de tórax al usuario que llegó con una herida de arma blanca, estando en todo momento bajo la custodia de Gendarmería.

Director Regional de Tarapacá, Coronel José Luis Meza, explicó que “el elaborado plan de fuga quedó en evidencia gracias a la coordinación de los funcionarios de custodia con los profesionales de la salud”.

“Esta situación da cuenta de cómo la población penal  busca a diario la oportunidad para vulnerar la seguridad y concretar una fuga, lo que nos obliga a estar atentos 24/7, con el total compromiso y profesionalismo que caracteriza a los funcionarios penitenciarios, así como revisar permanentemente nuestros mecanismos de control y seguridad”, dijo Meza.   

Luego de recibir la atención médica correspondiente, el interno fue dado de alta tras constatar que sus heridas eran de carácter leve, siendo trasladado de regreso a la unidad penal.