General de Brigada René Bonhomme Soto

Comandante en Jefe de la VI División de Ejército

En mi condición de Comandante en Jefe de la VI División del Ejército, unidad que concentra a los “Centinelas del Norte” y cuya responsabilidad de mantener la soberanía y asegurar la paz y tranquilidad en esta histórica región, aspectos esenciales e indispensables para un país que pretende avanzar hacia el desarrollo y bienestar de sus conciudadanos, me es grato hacer de estar palabras una instancia para valorar el trabajo diario de cada uno de nuestros soldados, quienes en innumerables acciones profesionales, hacen suyo el compromiso adquirido de servir a la Patria y más aún junto a la ciudadanía, con quienes en arduas jornadas han sacado adelante el desarrollo y futuro de cada rincón de estas tierras, las que cada cierto tiempo se pueden ver remecidas por emergencias climáticas, como lo vivido a principios de año, en gran parte de nuestras localidades, no sólo del altiplano, sino también cercanas a los centros urbanos de Arica e Iquique.

Somos un país extenso, geográficamente, lo que nos hace de una inmensa riqueza cultural con nuestros conciudadanos del norte, centro y sur; mezcla de nuestra idiosincrasia que no todas las instituciones pueden reunir y representar.  El Ejército de Chile lo hace, siendo un reflejo transversal de la sociedad toda y como tal nos hace único en nuestros rasgos, temperamento y carácter propio del chileno.  En lo particular, puedo recordar con orgullo a nuestros niños del altiplano, entonando en innumerables ocasiones el himno nacional en lengua aymará o también el trabajo coordinado con las comunidades y los servicios públicos, junto a nuestros soldados, para entregar ayuda a quienes lo requieren, debido a las emergencias que se suscitan. Es esa polivalencia, como se denomina conceptualmente en nuestra doctrina institucional, que nos hace ser parte activa, no sólo en nuestra preparación principal, que es la defensa de la Patria y su ejercicio diario, con nuestra instrucción y entrenamiento, sino además con nuestras capacidades de personal y medios, para emplearse en tiempos de paz ante emergencias naturales de distinta índole.    

El Ejército de Chile es todos los chilenos y cumple con las misiones encomendadas a través de la Política de Defensa del Estado, abarcando cinco áreas de misión: “Defensa”, “Contribución al desarrollo nacional y a la acción del Estado”, “Cooperación Internacional”, “Emergencia Nacional y Protección Civil” y “Seguridad e intereses territoriales”.

En lo particular y respecto a la VI División del Ejército, esta misiones se cumple a través de las actividades en que se emplean nuestros soldados, quienes en su perfeccionamiento pueden no sólo entrenarse sino además ejercer sus competencias en ambientes internacionales, pudiendo demostrar sus capacidades, en distintas áreas, haciendo de la defensa una misión activa, que está en continuo perfeccionamiento. Así también, en el área social y de ayuda, aplicamos nuestras capacidades en los distintos escenarios que conviven en nuestro norte; debiendo enfrentar, muchas veces, difíciles condiciones de nuestro desierto y extrema condición de altura en la zona altiplánica, para  poder cumplir la misión encomendada.

Finalizo estas letras y en esta especial ocasión, enviando un afectuoso saludo a todos los habitantes de nuestra Patria y especialmente a los habitantes de las regiones de Arica-Parinacota y Tarapacá, comprometiendo el permanente esfuerzo de cada integrante de la VI División de Ejército “Centinelas del Norte”, para continuar en la preparación y fortalecimiento de nuestras capacidades, las que estarán al servicio de nuestra Patria y sus ciudadanos cuando así se requiera.

¡Chile siempre primero y a su Ejército, honor y gloria!