Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario

El senador Jorge Soria, que desde sus tiempos de alcalde de la ciudad de Iquique, abogó por la integración con los países vecinos mediante un Corredor Bioceánico advirtió que Chile debe tener una política portuaria concreta que permita absorber la futura demanda que creará la ruta internacional. En ese sentido, el legislador señaló que el país tiene que profundizar los sitios de atraque y mejorar los accesos terrestres a los puertos, en su mayoría, enclavados en los centros de las capitales regionales.

El parlamentario abordó este tema con PortalPortuario.cl, luego de que el Ministerio de Infraestructura de Brasil lanzara bases de licitación para obras que viabilizarán la concretización de este camino que conectará, vía Paraguay y Argentina, al Atlántico y al Pacífico. Según esa entidad brasileña, la salida por Chile significaría un ahorro de hasta 14 días en la conexión con Asia, evitándose el paso por el saturado Puerto de Santos que proyecta duplicar su capacidad al 2040.

“La noticia me parece excelente. Lo que Chile no vio, lo está viendo Paraguay, Brasil y Bolivia, aunque Bolivia se fue para Ilo,  ya que con Chile no llegó a acuerdo, porque Evo quería que se le diera un puerto con nombre y Chile dijo no, porque después de todas las luchas Chile no va a entregar sus puertos”, dijo Soria sobre el llamado a licitación.

“Esto lo he estado impulsando 55 años. Yo he luchado por esto, en cada viaje convencimos a mucha gente, pueblito por pueblito. Este no es un camino de Paraguay ni de Brasil ni de los chilenos, es de todos. Acá hay un ahorro en tiempo y dinero y la producción la vamos a sacar entre todos, Iquique no podría con toda la carga, así que esta es la gran opción también de Arica, Tocopilla, Mejillones y Antofagasta”, señaló.

El senador Soria recordó, además, que en sus inicios en política, siendo alcalde de Iquique, realizó una visita a Estados Unidos, donde conoció la realidad logístico-portuaria del país. “Me di cuenta que ellos hacían carreteras, ferrovías, hidrovías y puertos para manejar, desde los Estados Unidos, el mundo por el mar y eso que yo vi allá está hecho en Sudamérica en este minuto, faltan unos pequeños tramos que yo estimo de un año a dos lo deberían tener todo pavimentado”.

Consultado sobre lo que debe hacer Chile para estar a la altura de la integración vial promovida por los países vecinos que miran a los puertos del Pacífico como una alternativa rentable para sacar su producción agroindustrial y atraer, además, bienes desde el Asia.

“Chile tiene que profundizar los puertos, mejorar todas sus entradas. Si miramos Arica, el centro de Arica es el puerto, si vas a Antofagasta e Iquique es lo mismo. El Corredor Bioceánico no es para Iquique es para todo el norte. La producción de Sudamérica es muy grande, son miles y miles de toneladas al día, entonces si cuesta entrar se hace ineficiente, hay que abrir carreteras en medio de las ciudades. Las capitales somos las ciudades puerto y eso deberíamos apurarlo junto con la profundización para recibir las naves de nueva generación”, advirtió.

“La tarea para Chile es eso, mejorar las entradas a los puertos y profundizarlos desde Valparaíso a Arica. La producción total de la agroindustria es mucha y Chile tiene que hacer poco, a la larga, porque los puertos están bien hechos, pero sí deben ampliarse y profundizarse”, enfatizó.

Soria, por otro lado, apuntó a que “el presidente (Sebastián Piñera) tiene que comprender que tiene que darle la mano a los puertos a todos los puertos chilenos para que estos sean fuente de trabajo, porque por la pandemia va haber miles de cesantes”.

Ruta de Integración Latino Americana

La Ruta de Integración Latino Americana (RILA) o Ruta Bioceánica es un corredor rodoviario con una extensión de 2.396 kilómetros que va a conectar el océano Atlántico con los puertos de Antofagasta e Iquique en Chile, pasando por Paraguay y Argentina.

La expectativa es que con el funcionamiento del Corredor Rodoviario Bioceánico, los camiones lleven, en promedio, tres días para recorrer los 1.800 kilómetros que separan Porto Murtinho con los complejos portuarios del Norte de Chile.

Hoy, los productos brasileños precisan viajar hasta el litoral de ese país para ser exportados. El principal punto  de salida es el Puerto de Santos que se encuentra, según el Minfra brasileño, con su capacidad de operación “prácticamente saturada”. La estimativa es que, después de implementado, el trayecto para los productos producidos o adquiridos por Brasil disminuya en hasta 14 días el plazo de importación  y exportación desde y hacia Oceanía y Asia.

image_pdfimage_print