En conjunto a apoyo municipal y privados

Damnificados de incendio en el sector las tomas “San Lorenzo” continúan recibiendo apoyo de entidades públicas y privadas, además de personas anónimas que han querido ayudar con diferentes artículos y menaje de casas.

Entre ellas han destacado la colaboración de las Oficinas, tanto Comunitaria como de Integración Comunitaria de Carabineros de la Tercera Comisaría de Alto Hospicio, que han acudido con ayuda recolectada por los propios funcionarios policiales, diferentes dirigentes vecinales, entidades privadas y personas que han querido entregar ropa, calzados, enseres domésticos y muebles, entre otros implementos.

La labor desinteresada de carabineros ha sido resaltada por los vecinos de las tomas, ya que han observado que ellos no solo se han preocupado de mantener el orden y seguridad para prevenir la ocurrencia de delitos,  sino también los han estado acompañándolos y haciéndoles entrega de muchas cosas necesarias para poder volver a equipar sus casas.

“Es muy loable la preocupación que está teniendo carabineros con las familias afectadas por el siniestro que dejó en la calle 30 personas (8 casas destruidas y 2 en forma parcial). Así como personal de la Municipalidad ha estado presente en atender las necesidades prioritarias, la institución policial nos ha estado acompañando en esta tragedia. Los niños y niñas recibieron juguetes y zapatillas, en tanto, sus padres accedieron a ropa, camas y muebles para integrarlos a su nuevo hogar que ya empezaron a armar en el sitio en donde se ubicaba su construcción, previo al incendio”, aseveró la presidenta del comité “San Lorenzo” de la toma del mismo nombre, María Asensio.

Asimismo, se refirió la vecina Ana Ascensio, casada y madre de dos niños que vive por tres años en el lugar, quien se encontraba muy acongojada por haber sufrido pérdida total de su vivienda.

Recordó los instantes del siniestro en que se encontraba durmiendo con sus hijos y como pudo salió arrancando con ellos para poder ponerlos a salvo. “Quedamos en la calle y no tenemos nada. Necesitamos mucha ayuda de las autoridades y de la gente para poder empezar de nuevo y así levantar la casita que se nos quemó. En ese sentido, la visita constante que estamos recibiendo de personal del municipio y carabineros de la comuna, además de civiles, se agradece mucho. Todos ellos nos han traído alimentación, vestuario, muebles y cosas para nuestros niños”, aseguró.

Aparte de agradecer la ayuda, insistió en la posibilidad que la comunidad la pueda apoyar con materiales de construcción para ir habilitando su mediagua, que está empezando a construir su esposo junto a compañeros de trabajo y los vecinos del lugar.

En tanto, María Magdalena, madre de un niño y a mitad de un embarazo, que perdió una pieza con todos sus enseres; destacó el gesto de carabineros que le hizo entrega de un coche de guagua y otros artículos para su uso personal y de su familia.

“Aquí también el municipio nos ha dado alimentación y se han portado bastante bien con todos los damnificados. Han venido profesionales de la salud municipal y mucha gente que ha querido solidarizar con nosotros”, enfatizó.

Por ahora, sostuvo que seguirá trabajando en tapicería de forma independiente, el oficio que le permite dar sustento a sus hijos. Recordó que ya lleva viviendo tres años en el lugar y aún no han tenido una buena respuesta del gobierno en cuanto a la solución de la casa propia.

Por su parte, Juliana Marín, madre soltera de dos menores, estaba sorprendida por el apoyo recibido de las instituciones públicas, tanto del municipio como de carabineros y personas que no conocía, asimismo de personas cristianas de Testigos de Jehová.

“A pesar de la desgracia, nos sentimos acogidas por tanto cariño y respaldo en acompañamiento, ayuda de comida, ropa, muebles y materiales para la construcción. Los mismos vecinos de las tomas me están ayudando a edificar una pieza para estar con mis niñas, ya que perdí todo en el incendio”, reiteró.

Por último la vecina Elizabeth Calderón, de nacionalidad boliviana, quien residía desde el 2016, con su esposo en el pasaje de Quebrada 293, de la toma San Lorenzo, a quien se le quemó completamente su mediagua; dijo que nunca uno cree que le va a pasar una situación como esta, «perdimos todo pero a pesar de ello, me siento muy agradecida por la solidaridad de la Municipalidad y carabineros de la comuna, junto a particulares que nos han estado brindando apoyo y entrega de alimentos, mercadería, aguas, muebles y artículos de cocina».

Además, de destacar el apoyo incondicional de la ciudadanía para ir recuperando la normalidad en el sector de las tomas San Lorenzo, hizo un llamado a las autoridades de gobierno regional y nacional que atiendan la problemática de quienes están viviendo en estas condiciones y que requieren una urgente solución habitacional para que las familias puedan vivir en una casa digna