La cifra deriva del total de nueve padecimientos expuestos por la Seremía de Salud de la región durante el informe de epidemiología.

 

Ayer, durante la presentación del informe de epidemiología de la región, centros y establecimientos de salud, además de juntas de vecinos convocados por la Seremía de Salud conocieron la realidad en cifras de nueve tipos de enfermedades trasmisibles.

En la exposición, Margarita Osorio, jefa de la Unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud dio cuenta una a una de enfermedades como, chagas, parotiditis, hepatitis A, B y C, además de tuberculosis, gonorrea, sífilis y VIH.

Del total de nueve, ocho de estas mantienen cifras por encima de la media nacional, exceptuando la hepatitis C, que se encuentra solo dos puntos porcentuales arriba de Tarapacá.

En tanto, chagas, gonorrea, sífilis, parotiditis y tuberculosis mantienen una brecha que va entre los 39 hasta los 15 puntos de diferencia. Mientras que, el VIH y la hepatitis A y B mantienen una distancia entre cuatro y siete puntos.

Durante la explicación, la profesional de la salud detalló las cifras en cada padecimiento, en un rango de cinco años, es decir, entre 2013 y 2018, según el sexo, la edad, la comuna y la nacionalidad.

Al respecto, la Jefa de la Unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud concluyó la presentación afirmando que “debemos seguir trabajando porque más que un tema de salud, también lo es de educación”.

En ese sentido, el titular de la cartera en materia de salud en la región, Manuel Fernández dijo que “la estrategia nacional de salud tiene que ver con el hecho de controlar las enfermedades trasmisibles, por eso es importante dar a conocer las cifras del años 2017 respecto a ello, si bajaron o aumentaron, pero también dar un contexto en base a cinco años”.

Añadió que nosotros tenemos un situación pendiente con la enfermedad de tuberculosis, que si bien es cierto no es que aumente mucho, estamos muy por encima de la media nacional y esta enfermedad tiene un compromiso de erradicación, y lejos de ello, estamos manteniendo un alto nivel en la región, sobretodo en el norte grande, ya que la segunda región con mayor índice es Arica y la tercera es Antofagasta.

Fernández explicó que lo mismo sucede con el VIH, el cual también tiene una alta tasa de casos, y aunque bajó respecto a los registrados en 2016 continúan estando por encima de la media nacional, solo que este caso primero está Arica, luego Tarapacá, seguido por Antofagasta.

Desde su perspectiva “incide la educación y otros factores como la drogadicción, hacinamiento, la cantidad de personas en situación de calle, porque claramente hay una realidad compartida en el norte grande que hacen que estas enfermedades que deberían estar controladas pudiesen estar asociada a la forma en cómo viven las personas”.

Consultado acerca de si el factor migratorio incide de alguna manera en la cifras de VIH, el Seremi de Salud dijo que “aunque el factor migratorio tiene una cantidad no despreciable en cuanto a la cantidad de casos de VIH, esto no explica la realidad en su totalidad”.