Mario Vergara

En momentos que la Empresa Unimarc, en el marco de la negociación colectiva, pretendía quitar el piso de conquistas anteriores a sus trabajadores, la comisión negociadora del sindicato se acogió al artículo 342 y congeló la negociación hasta por un año y medio.

De esta forma, los trabajadores de los Unimarc de Iquique, Alto Hospicio y Arica regresaran a sus labores este sábado, luego de informar a Dirección del Trabajo, a la misma empresa y por supuesto con la venia de las socias y socios del sindicato.

Manuel Jeria presidente del gremio recordó que para acogerse al artículo 342, fueron consultados socios y socias del sindicato que en un 75 por ciento se manifestaron a favor de la resolución.

Recordó que días antes, la Dirección del Trabajo invitó a las partes a una reunión voluntaria para acercar posiciones, tras lo cual la empresa les mandó una oferta a través de redes sociales. «pero resulta que esa oferta echaba por tierra el piso de conquistas que ya tenemos y que son de negociaciones anteriores.

La empresa ha tenido grandes utilidades en nuestra zona en estos dos últimos años, ahora es tiempo que reparta de esas ganancias a los trabajadores que, con su esfuerzo, ayudan a la creación de esa riqueza».

También recordó que la autoridad del trabajo les llamó para una mediación voluntaria con la empresa,  accedieron pensando que habría luces para un arreglo.

Sin embargo se dieron cuenta que Unimarc traía como propuesta un contrato colectivo ya redactado por ellos y al cual no se podía modificar ninguna de sus cláusulas.

«Ante dicha presentación le informamos a la empresa que haríamos una contrapropuesta con la finalidad de negociar a lo cual la empresa se negó aludiendo que solamente debíamos aceptar lo ofrecido por ellos, pero nuevamente Unimarc se negaba a negociar. Así es como nuestra empresa ha querido llevar todo el proceso de negociación colectiva, imponiendo sus términos sin dar espacio al diálogo para llegar a un acuerdo».

Los dirigentes gremiales explicaron que al revisar la propuesta de la parte patronal, detectaron la intención de quitar beneficios que los trabajadores ya tenían.

«Los representantes de Unimarc pretendían precarizar nuestros salarios y beneficios y por eso congelamos la negociación y con eso evitamos que nuestros empleadores nos quiten lo conquistado en vez de aumentos los sueldos».

Lo que los trabajadores no dijeron que el Código del Trabajo y los procesos de negociación colectiva que actualmente rigen las relaciones laborales en Chile, son parte de la herencia de la dictadura militar y que ninguno de los gobiernos democráticos se atrevió a modificarlos.

image_pdfimage_print