▪ Desde cualquier equipo, incluso sin saldo, las personas que viven en el territorio nacional pueden marcar el 1455, a cualquier hora del día o la noche, los 365 días del año. El equipo profesional que integra este Call Center está preparado para orientar y poder encarar cualquier tipo de violencia, en cualquier situación o contexto, que afecte a una mujer.

Isabel Frías

Periodista U.C.

Luego del ataque inhumano que sufrió Nabila Riffo en Coyhaique (2016), se produjo en Chile un antes y después en el modo en que el Estado decidió encarar -desde la política pública- la violencia contra las mujeres. El primer paso fue ampliar el concepto y asumir que el asesinato es la muestra más dramática y definitiva, pero no la única forma que asume esta lacra cultural. Existía cierta conciencia sobre la violencia física evidente como son las golpizas dentro de la convivencia de las parejas y del femicidio en todos sus grados. Pero, con el lo ocurrido con Nabila Riffo. la ciudadanía comenzó a internalizar que existe también la violencia psicológica, el acoso sexual callejero, el acoso laboral, la violencia económica y muchas otras sutilezas con las que se violenta diariamente a las mujeres.

Se han modificado algunos cuerpos legales, normativas, protocolos. Sin embargo, la educación siempre es insuficiente y decisiva para evitar los casos extremos y los invisibles y normalizados. Por ello, el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, que en la Región de Tarapacá lidera Milca Pardo en calidad de Seremi, está empeñado en seguir difundiendo un recurso muy útil como es el que presta el número 1455, teléfono al cual se puede llamar desde cualquier localidad, día, horario porque está disponibles los 365 días del año en jornada de 24 horas.

Se trata de un Call Center extraordinariamente valioso ya que es atendido por profesionales especializadas en el tema a través de carreras como la asistencia social, la psicología y el derecho. De este modo, llamando al 1455 cualquier persona recibirá de inmediato la contención que ameritan estos casos tan sensibles y luego podrán ser orientadas y derivadas, incluso de manera inmediata a la autoridad policial que corresponda, seguida de la asesoría psicológica y legal de manera paralela.

Se accede a este servicio desde cualquier equipo telefónico, ya que incluso está disponible cuando se llama desde un aparato “sin saldo” para efectuar llamadas. Porque ahora, para el Estado de Chile “cualquier caso de violencia contra una mujer es prioritario y se le considera en calidad de Emergencia Crítica”, indica Milca Pardo.

Esta última, en conversación con “El Longino”, resaltó la importancia de que la ciudadanía en general, mujeres, líderes comunitarios, dirigentes vecinales y similares, se informen y difundan este número que puede salvar la vida a una persona que ha nacido bajo el género femenino: Si bien la estadística regional se mantiene estable, se centra básicamente en los femicidios consumados y frustrados, resaltando que “a través del número 1455 podemos atender todos los casos que abarca el amplio espectro en que se produce la violencia contra la mujer. Y, además agrega la autoridad regional, en este número es posible derivar a la Comisaría más cercana al domicilio, Tribunales de Justicia, Centros de la Mujer, según sea el caso”.

Y no está demás saberlo: Si la mujer está llamando en medio de un ataque o situación de peligro flagrante, “llamando al 1455 el equipo del Ministerio de la Mujer y EG puede gestionar que llegue personal policial en cosa de minutos”.

En otras palabras, lo ideal mantener el número 1455 dentro de nuestra Libreta Telefónica de Contactos y dentro de los números de Discado Rápido o Preferente.