Defensores penales públicos asumieron su representación.

Veinticinco personas, entre ellas dos adolescentes y ocho mujeres atendieron este jueves los defensores penales públicos de Tarapacá, en las audiencias de control de detención realizadas en Alto Hospicio. El Tribunal de Garantía de esa localidad distribuyó los casos en tres salas, en donde comenzó a sesionar alrededor del mediodía.

La mayoría de los detenidos fueron formalizados por robo en lugar no habitado y algunos por receptación, robo con intimidación, receptación o robo en bienes nacionales de uso público.

Tres de los imputados quedó con prisión preventiva, dos con arresto domiciliario nocturno y otros con prohibición de acercarse a los sitios en donde habrían ocurrido los robos y unos cuantos en prisión preventiva, con plazos de investigación de 80 días.

En los dos casos con arresto domiciliario total, el defensor público Fabián Espejo alegó contra la prisión preventiva para esos representados por considerarla no proporcional al simple delito por el cual se les formalizaba. “El tribunal acogió nuestros argumentos, puesto que para estos casos hay otro tipo de medidas cautelares, suficientes para asegurar su comparecencia”, indicó el abogado.

Por otra parte, la defensora especializada en adolescentes, Natalia Andrade, atendió los casos de dos menores de 17 y 15 años, para uno de los cuales se impuso el arresto domiciliario nocturno y para otro la sujeción a la vigilancia de SENAME.

El equipo de defensores penales públicos que actuaron en este mediático caso lo completan las abogadas Marcela Tapia y Constanza Barrueto.