Sobre 400 ciudadanos venezolanos han llegado a Pozo Almonte desde el viernes, para cumplir en la 2ª Comisaría de Carabineros el trámite de auto denuncia por ingreso ilegal a Chile. Autoridad municipal pozoalmontina dispuso revisión médica y buses para el traslado a albergues sanitarios en Iquique.

Este nuevo capítulo en la llegada de ciudadanos extranjeros al país, en medio de una pandemia que hasta ayer tenía 17 mil 800 fallecidos y superó los 700 mil contagiados, comenzó a escribirse días atrás cuando las calles de la capital del Tamarugal comenzaron a llenarse con migrantes, que deambulan por distintos lugares o acampaban en la plaza, luego de cumplir con el trámite de autodenunciar su ingreso irregular al país.

Ante el explosivo aumento de población foránea y para resguardar la salud de las residentes, considerando que Pozo Almonte entró  ayer a cuarentena por el aumento de casos Covid 19, el alcalde Richard Godoy Aguirre facilitó las dependencias del Liceo Alcalde Sergio González Gutiérrez, para que los extranjeros pernocten transitoriamente mientras Carabineros cumple con la normativa legal de recepcionarles el auto denuncio por haber ingresado de manera irregular, además de hacer constataciones de lesiones y registro de huellas dactilares a los que además de cruzar la frontera en forma irregular no portan documentos de identificación.

Personal de Salud del SAPU Pozo Almonte, doctores voluntarios de Iquique, el Equipo de Salud Comunal y funcionarios de Corporación Municipal de Desarrollo Social (Cormudespa) apoyan la constatación de lesiones. Luego que hacen el chequeo respectivo y se cumplen los trámites migratorios, los caribeños son trasladados a residencias sanitarias en Iquique, tarea en que a través de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Pozo Almonte CORMUDESPA que se han dispuesto 4 buses. Ya se han derivado a la capital regional 80 personas y en el liceo pampino quedan 350 adultos y menores.

VOLUNTARIOS

Dos de los facultativos que estuvieron ayer colaborando en las atenciones fueron Sergio Calcagno y David Roque Marín, éste último de nacionalidad cubano, mencionó que la situación es crítica, pero descartó algún cuadro respiratorio entre el grupo.

“Es una situación complicada de ellos, hay madres con bebes de meses, embarazadas, la situación es crítica y estamos haciendo todo lo que podemos hacer como comuna para ayudarles.  Salud apoya a la persona que necesita salud, sea residente o migratorio.  Aquí no es atención médica o evaluación clínica, es el procedimiento rutinario de la constatación de lesiones para Carabineros cuando se autodenuncian. No hay manifestaciones respiratorias ligadas a Covid, pero no podemos descartar que alguien tenga porque no se está haciendo PCR”.

Un creciente número de extranjeros está llegando a Pozo Almonte para hacer su autodenuncio por ingresar de forma irregular a Chile. La situación está motivando que se solicite personal de salud voluntario para atenderlos.

Por su parte el doctor Sergio Calcagno, comentó que accedieron al llamado del alcalde para colaborar y espera que otros médicos se sumen, “ojalá otros médicos se pongan a disposición de todas las comunas, trabajando voluntario. Estamos en emergencia sanitaria por la pandemia.  Ojalá los médicos venezolanos, que son muchos, se organicen y vengan a colaborar con sus connacionales y hacer labor humanitaria”.

image_pdfimage_print