En tiempos de COVID-19

La pandemia del COVID-19 que no solo mantiene en alerta a la comunidad hospiciana sino a todo el mundo, ha significado que muchos hábitos cambien y, a la vez, la manera de trabajar de muchas instituciones públicas para evitar que aumente el contagio del virus infeccioso que aún no tiene cura.

Una de ellas es el funcionamiento del área de veterinarios del municipio que por ahora suspendieron los servicios a terreno con la clínica móvil, sin embargo, igual siguen atendiendo servicios básicos de animales de la calle preferentemente o de familias en situación de vulnerabilidad.

De hecho, en la actualidad para hacer más operativa la atención de las mascotas de la comuna, se está ayudando a las fundaciones animalistas inscritas en el Registro Nacional de Mascotas, entre ellas, a la Fundación Loreto Patitas del Desierto de la comuna.

En los últimos meses, con recursos propios del municipio, se han podido realizar alrededor de 60 prestaciones de esterilización, aseveró  Lissette Parra, veterinaria  municipal.

Explicó que los programas de desparasitación interna y externa, además de la instalación de microchip y de vacunación que se entregaban de manera gratuita a la comunidad, esperan reiniciarlos cuando las autoridades responsables así lo determinen,  las condiciones sanitarias así lo permitan y no exista riesgo de contagio de coronavirus.

Por ahora,  la veterinaria recomendó a la población que cuide y proteja las mascotas y no las deje abandonadas en la calle. Enfatizó que los perritos no transmiten el virus del COVID-19, por lo que tienen que estar tranquilas. Además denunció que han recibido muchos reclamos de personas que van a abandonar perritos y gatos al entorno de las tomas, situación que crea un problema más a las familias que viven en ese sector.

Cabe consignar que los programas de atención de mascotas en terreno, suspendidos por la crisis sanitaria, han sido potenciados por el alcalde Patricio Ferreira en vista de la promoción de la ley 21.020 de tenencia responsable de mascotas en la ciudad, por lo que se espera que la comunidad cada día se empodere más en cómo criar y cuidar a sus regalones.

Asimismo, se tome conciencia que los animalitos de compañía son importantes en la vida y salud de las personas, además de proteger sus viviendas son un gran apoyo psicológico para las familias al aminorar los niveles de estrés que hoy día ocasiona el encierro por causa de la cuarentena del COVID-19.

image_pdfimage_print