Con “pichanga” de fútbol

0
157

Medio siglo después se reencuentran amigos y compañeros de juego de la “Norte Hospital”

En tiempos que la ciudad evoluciona, con sus calles y viviendas remodeladas, y el diario trajín en busca de la sobrevivencia, que casi no deja lugar para la 

vida social, resulta reconfortante  saber que aunque pequeño, aún hay espacios para conversar, distraerse y compartir en sana convivencia.

Ejemplo que demostraron hace unos días un grupo de amigos y compañeros de juego de la población “Norte Hospital” de Iquique, que se reencuentran después de medio siglo, ya no en una polvorienta calle o cancha del sector, donde diariamente se disputaban entusiastas y reñidas “pichangas” de fútbol sino en un partido de futbolito y degustación de empanadas y bebestibles en la cancha del club deportivo Unión Morro de Iquique.

La nostalgia y el recuerdo de saber de los amigos de colegio, de andanzas, de patear y lanzar piedras, de ir a bañarse al ojo de mar de la cantera en la actual Jorge Inostrosa, o de ir caminando a pies descalzos a las playas de Cavancha, son uno de los tantos motivos que impulsó un encuentro fraternal deportivo, a quienes nacieron o se radicaron al noreste de la ciudad.

Por ser la primera vez que se reúnen, la decena de entusiastas, hoy abuelos y padres, y aunque solteros también, que viven y vivieron en casas autoconstruidas, en el entorno del Hospital Regional, consideran de positiva y esperanzadora la convocatoria.

“Esperamos que esta “junta” no sea la última sino la primera de muchas más que 

realizaremos. Ha pasado tanto tiempo y saber de los amigos de entonces es muy gratificante. Faltan los Rodríguez, Rojas, Encinas, Guillén y Carvajal, entre otros, que esperamos se puedan sumar para un próximo reencuentro, ojalá en un espacio del sector que nos cobijó y cobija aún por más 50 años, señaló Carlos Varas “Cato”, uno de los gestores de la fiesta deportiva, y conocido en la época por sus emprendimientos deportivos, como creador de las pesas de tarros de leche “Nido”, rellenadas con cemento para cultivar el estado físico de los muchachos del barrio.

Asimismo, se manifestó otro de los motivadores del reencuentro, Félix Cejas “Peneco”, integrante de una de las familias más numerosas del barrio (10 hermanos, 2 hombres y 8 mujeres), habilidoso futbolista zurdo, que a sus más de 60 años aún muestra su exquisita técnica. Expresó su alegría de encontrarse con los amigos de los años 70, y “poder compartir con “pichanga” incluida es volver a revivir los hermosos tiempos de la niñez. Feliz por recordar y entusiasmado por repetir este momento de esparcimiento con los “cabros chicos” de la calle Octavo Oriente, hoy Luis Cruz Martínez”.

También, Oscar Chávez, “Oscarin”, recordado como uno de los mejores jugadores de las “bolitas, hachita y cuarta” de la calle Octavo Oriente, que se iniciaba en Sotomayor y terminaba en pasaje San Martín, se mostró contento de participar de la actividad de amigos de la infancia. “Un agrado de ver amigos de tantos años, en un grato ambiente, el cual esperamos que se repitan y que a futuro se integren muchos más. Si hoy nos juntamos en una cancha, ojalá en una próxima reunión compartamos en una playa cercana, como otrora”, enfatizó.

Reencuentro que fue destacado por los 10 amigos de infancia de la “Norte Hospital”, que acudieron en esta primera cita, que a pesar de sus compromisos familiares, se dieron un tiempo para jugar y conversar sus historias, las cuales pretenden que se multipliquen en una próxima junta con la intervención de un grupo mayor.

Participaron de la actividad, Juan Alday, “El Jano; Félix Cejas “Peneco”, Oscar Chávez “Oscarin”; los hermanos Jorge, “El Zorro”, Ernesto “El Maleta” y Eduardo “Joselo” Fernández; David Olivares “Cocha”; Oscar Chávez “Oscarin”;  Juan Payauna “El Mono”, Carlos Varas “Cato” y Gabriel Capetillo “Palmerosky”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here