El 50º Aniversario de la Recuperación del Escaño Legítimo de la República Popular China en las Naciones Unidas

0
308

Fu Xinrong

Cónsul General de la R.P. China en Iquique

Estimados lectores, hoy quisiera compartir con ustedes sobre el mensaje principal de la Intervención de Presidente Xi Jinping en la Conferencia con motivo del 50º Aniversario de la Recuperación del Escaño Legítimo de la República Popular China en las Naciones Unidas:

Hace 50 años, en el día 25 de octubre de 1971, con la adopción de la Resolución 2758 por abrumadora mayoría en su 26o período de sesiones, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió restaurar todos los derechos de la R.P. China en la ONU, y reconocer a los representantes del Gobierno de la R.P. China como los únicos representantes legítimos de China ante la ONU. ¡Se trata de una victoria del pueblo chino y de todos los pueblos del mundo! ¡Se trata de un resultado de los esfuerzos conjuntos de todos los países que aman la paz y abogan por la justicia!

Los 50 años transcurridos desde la recuperación del escaño legítimo de la Nueva China en la ONU han sido fiel testigo del desarrollo pacífico de China y su compromiso y dedicación al bienestar de toda la humanidad.

Durante estas cinco décadas, el pueblo chino, siempre con ánimo de autosuperación, ha dominado el rumbo de avance del país en medio de las vicisitudes internacionales, escribiendo una epopeya del desarrollo de China y de la humanidad. Sobre la base de los logros de la construcción y el desarrollo del país alcanzados desde la fundación de la Nueva China, el pueblo chino ha comenzado la nueva era histórica de la reforma y apertura, e iniciado y desarrollado con éxito el socialismo con peculiaridades chinas, al tiempo de venir liberando y desarrollando las fuerzas productivas sociales y elevando el nivel de vida del pueblo. Con ello, China ha logrado un histórico avance rompedor, pasando de un país con fuerzas productivas relativamente atrasadas a la segunda economía del mundo. Tras arduos esfuerzos, el pueblo chino ha alcanzado el objetivo de construir integralmente una sociedad modestamente acomodada en la vasta tierra de China, conquistado el triunfo de la batalla decisiva contra la pobreza, solucionado históricamente el problema de la pobreza extrema, y arrancado la nueva marcha hacia la construcción integral de un país socialista moderno, abriendo brillantes perspectivas para la gran revitalización de la nación china.

Durante estas cinco décadas, el pueblo chino siempre se ha solidarizado y cooperado con todos los pueblos del mundo en defensa de la equidad y la justicia internacionales, aportando importantes contribuciones a la paz y el desarrollo del mundo. Con un pueblo amante de la paz y bien consciente del valor de la paz y la tranquilidad, China siempre ha aplicado inquebrantablemente la política exterior independiente y de paz, haciendo valer la equidad y la justicia en el mundo y oponiéndose resueltamente al hegemonismo y la política de fuerza. El pueblo chino apoya firmemente a los numerosos países en desarrollo en su justa lucha por defender la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo. Con un pueblo comprometido con el desarrollo común, China ha venido haciendo lo que pueda para ayudar a los demás países en desarrollo con ejemplos que van desde el Ferrocarril Tanzania-Zambia hasta la Franja y la Ruta, ofreciendo así nuevas oportunidades al resto del mundo con su propio desarrollo. En los momentos difíciles por la propagación global de COVID-19, China ha compartido activamente con el resto del mundo sus experiencias en el control y tratamiento del virus, proporcionado a los diversos países gran cantidad de insumos antiepidémicos, vacunas y medicamentos, y desarrollado a fondo la cooperación basada en criterios científicos sobre el rastreo de los orígenes del virus, trabajando con sinceridad y predisposición por la victoria definitiva de la humanidad contra el virus.

Durante estas cinco décadas, el pueblo chino siempre ha defendido la autoridad y el estatus de la ONU y practicado el multilateralismo, y la cooperación entre China y la ONU ha venido profundizándose. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad, China ha cumplido fielmente con sus responsabilidades y misiones, defendiendo los propósitos y principios de la Carta de la ONU y el papel central de la ONU en los asuntos internacionales. Abogando activamente por la solución política de las disputas por medios pacíficos, China ha enviado a más de 50 mil personas para las operaciones de mantenimiento de la paz, y se ha convertido en el segundo mayor contribuyente al presupuesto ordinario de la ONU y a las cuotas de mantenimiento de la paz. China ha sido uno de los primeros países en alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, tomado la delantera en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y contribuido a más del 70% de la reducción de la pobreza mundial. Siempre adhiriéndose a la Carta de la ONU y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, China persiste en combinar la universalidad de los derechos humanos con las realidades del país, y ha recorrido un camino de desarrollo de derechos humanos conforme a la tendencia de los tiempos y con características chinas, aportando así una enorme contribución al progreso de los derechos humanos en China y también a la causa internacional en esta materia.

Como reza el proverbio chino, “Cada país tiene sus leyes y cada familia tiene su disciplina”. A mi juicio, la ONU es una gran familia de todos los países del mundo, y su “ley y disciplina” consiste en el sistema internacional centrado en la ONU, el orden internacional basado en el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales a base de los propósitos y principios de la Carta de la ONU. Las reglas internacionales sólo pueden ser elaboradas por los 193 Estados miembros de la ONU, y deben ser observadas por ellos, y no hay ni deberá haber ninguna excepción.

La impetuosa corriente mundial va hacia adelante. Los que se adapten a ella prosperarán y los que vayan en su contra perecerán. Que trabajemos de la mano, manteniéndonos del lado correcto de la historia y del progreso de la humanidad, promoviendo los valores comunes de la humanidad de la paz, el desarrollo, la equidad, la justicia, la democracia y la libertad, para hacer incansables esfuerzos por el desarrollo duradero y pacífico del mundo, y por la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here