“La gente lee menos pero aún así el público prefiere los diarios de papel”

0
292

En los tiempos modernos en medio del bombardeo de noticias por Internet y la televisión, es una proeza la sobrevivencia en el oficio de suplementero.

Pero cuando está a la baja el hábito de lectura de diarios y revistas, los “voceadores” o “canillitas” se resisten a desaparecer de este oficio, que cada día tiene más competencia y menos lectores.

Es el caso de Manuel Urzúa Maureira de 77 años de edad, casado, tres hijas y un hijo, quien tiene su quiosco en el sector comercial de calle Tadeo Haenke con Pedro González.

Urzúa llegó al norte desde el centro del país, para cumplir su Servicio Militar Obligatorio en Arica, donde conoció a su esposa con quien se trasladó hasta Iquique hace cuatro décadas y nunca más dejó esta ciudad.

– ¿Qué tan duro es este oficio madrugador, ¿cómo es posible pasar tanto tiempo en esto sin asumir otro oficio?

-Es una pega de mucho sacrificio, tengo que levantarme antes de las seis de la mañana para retirar los periódicos y salir a repartirlos en mi bicicleta. Hasta calle Chipana tengo clientes y nunca les he fallado.

¿Y cómo es el sistema de distribución de los periódicos?

-Igual que antes, los tiro enrolladitos en el antejardín y a veces bajo la puerta, después les cobro semanalmente o a fin de mes.

– ¿Y le responden?

-Claro, pero algunos se me “van con harina”, o sea no me pagan y nunca más los vi, ya sea porque cambiaron de domicilio o porque se fueron de Iquique.

– ¿Y cómo funciona el quiosco?

– ¡Ah! me quedo ahí hasta las tres o cuatro de la tarde, porque a esa hora ya nadie compra diarios. Y me sobran, al día siguiente mes los cambian en la correspondiente empresa.

– ¿Se grita o se vocean los diarios y sus titulares como antes se hacía?

-No, no. Eso ya es historia. No es necesario porque los lectores ya conocen las noticias por la tele y la radio. Se cantaban los titulares para llamar la atención, Pero igualmente, hay gente que nunca deja de comprar el diario.

– ¿Es rentable vender diarios para vivir de este oficio?

-Apenas, con los cien pesos que deja vender un ejemplar, hay que vender bastantes diarios para reunir lucas para vivir.

– ¿Qué titulares son los que más llaman la atención de los lectores y de qué casos en particular?

-Las informaciones de crímenes, accidentes graves como volcamientos, incendios o noticias de cosas raras como el caso del chupacabras de Pozo Almonte y que dejó de ser noticia, cuando El Longino publicó una foto de un felino que mataba caprinos para succionar la sangre. Pero un el caso más estremecedor fue el del Sicópata de Alto Hospicio. Durante un largo tiempo se agotaban los diarios. ¡Ah! también se venden muchos diarios cuando gana Deportes Iquique.

-Pero esta pega debe tener su riesgo, de accidentes me refiero.

-Por supuesto, el hecho de salir a trabajar de madrugada conlleva peligro de ser atropellado por locos del volante o conductores ebrios. Y hasta riesgo de ser asaltado, corremos. Pero uno no puede dejar de trabajar. De imposiciones para la previsión ni hablar, mejor.

– ¿Cómo lo hacen para suplir las bajas ventas?

-Vendiendo confites y encendedores, cosas así.

-Pero usted no puede negar que cada día hay menos personas que se dedican a este oficio.

-Déjeme decirle algo, es cierto que hay gente que compra diarios porque lee menos o porque ya está informada por Internet, pero hay un segmento importante de la ciudadanía que no dejará de comprar periódicos ¿sabe por qué?

– ¿Por qué?

-Porque prefieren el diario papel al diario online. Prefieren palpar con sus manos los periódicos y sentir el olor a tinta de la imprenta. Además, ustedes los puede archivar en su hogar o empastarlo, porque es más fácil manipularlo y porque los diarios de papel no desaparecerán tan fácilmente porque la gente los necesita para sentarse a leer en la jardinera o en el living de la casa, afortunadamente para nosotros.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here