Derrumbando mitos: una copa de alcohol no mejora el dormir

0
234

El consumo frecuente de bebidas alcohólicas puede afectar la manera en que el cuerpo logra un descanso reparador y además traer consigo otras consecuencias perjudiciales para la higiene del sueño y la salud en general.

De vez en cuando en alguna conversación aparece la frase “una copa antes de acostarse ayuda a dormir mejor”, pero nada más alejado de la verdad. Los estudios de London Sleep Center y la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, muestran cómo el alcohol interrumpe los ciclos normales de sueño, incluso puede llegar a causar insomnio.

Si bien, puede llegar a reducir el tiempo para conciliar el sueño, por sus efectos relajantes, incide en uno de los tipos de descanso más satisfactorios, en donde ocurren los sueños, pues interfiere en la actividad del cerebro. En el estudio, además, advirtieron sobre los riesgos de convertirse dependiente del alcohol para lograr dormir.

“A corto plazo, uno o dos vasos puede estar bien, pero si continúas bebiendo antes de acostarte, podrías tener problemas significativos. El consumo de bebidas alcohólicas -con efectos diuréticos- incrementará las ganas de ir al baño por las noches e incluso impedir llegar a la fase REM del sueño, una etapa fundamental para tener un descanso profundo y reparador”, explicó Luis Espinoza, neurólogo especialista en medicina del sueño de Clínica Somno.

Otros de los problemas que el alcohol puede causar son la excesiva relajación de los músculos de la cabeza, el cuello y la garganta, lo que puede interferir con la respiración normal durante el sueño, causando ronquidos, y también aumenta el riesgo de parasomnias, movimientos anormales y antinaturales que pueden desembocar en sonambulismo y comer durante el período de sueño.

Cuidar la higiene del sueño es fundamental para el desempeño diario. El consumo frecuente y exagerado de bebidas alcohólicas influye negativamente en la función vital del descanso. El cuerpo necesita una pausa para recuperarse de los estragos del consumo de alcohol, porque de lo contrario no estará en condiciones de afrontar el estrés y las actividades cotidianas.

De no poder evitarse el consumo, por más mínimo que sea, el especialista dejó una serie de recomendaciones:

·         Tomar el último trago tres a cuatro horas antes de acostarse.

·         Tratar de beber dos vasos de agua por cada bebida alcohólica. Esto ayudará al sistema a eliminar el alcohol.

·         No tomar bebidas con burbujas, pues pueden causar hinchazón y gases.

·         Comer un refrigerio ligero antes de acostarse. La comida retrasa la rapidez con la que se absorbe el alcohol, lo que puede ayudar a reducir el contenido de éste en la sangre.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here