Diabetes y los efectos del calor

0
171

Paula Molina,
Químico farmacéutico de Farmacias Ahumada
Este mes se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad crónica que afecta a más del 12% de la
población de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud, sobrepasando la tasa mundial que llega al
8,5%. Esto significa que en nuestro país los pacientes con esta patología, diagnosticada o no, alcanzarían a
más de dos millones de personas.
Especialistas a nivel mundial señalan la importancia del tratamiento con el fin de evitar las
descompensaciones agudas, prevenir o retrasar la aparición de las complicaciones tardías, disminuir la
mortalidad y mantener una buena calidad de vida. No obstante, y lo que pocos saben –incluyendo a los
mismos pacientes-, es que el tratamiento necesita de ciertas modificaciones dependiendo las condiciones
externas, como las estaciones del año.
El aumento de las temperaturas durante el verano puede ser sumamente peligroso para estos pacientes,
quienes necesitarán cuidados extras durante esta época para minimizar sus efectos. Las personas
diabéticas tienden no hidratarse de forma adecuada y a deshidratarse con mayor facilidad, lo que puede
elevar el azúcar en la sangre (glicemia), haciendo que la persona orine con mayor frecuencia, lo que
potencia aún más la deshidratación. Además si el paciente consume diuréticos, este efecto podría darse
con mayor facilidad. Por esto es fundamental que estos pacientes beban mucha agua, sobre todo en este
periodo.
Por otra parte, el calor puede cambiar la forma en que el organismo usa la insulina. El calor produce
vasodilatación en nuestro organismo, lo que incrementa la velocidad de absorción de insulina, pudiendo
causar una hipoglucemia. En este sentido, será necesario medir los niveles glicémicos con mayor frecuencia
y ajustar las dosis de insulina, además de lo que se come y bebe. Por último, esta alteración en los vasos
sanguíneos, junto con algunas ocurridas en nervios, pueden impedir que las glándulas sudoríparas regulen
la temperatura corporal de forma correcta.
Desde nuestro rol como asesor de salud, al alcance de cualquier persona y en cualquier farmacia, ofrecer
educación e información sanitaria para quienes buscan un medicamento es clave, pero no podemos
generar la relación y el impacto que un paciente tiene con su médico tratante, más aún cuando factores
externos –como la temperatura- pueden afectar directamente su bienestar. Por esto es fundamental
mejorar la comunicación entre ellos.
Ésta no sólo debería servir para obtener la información que el médico requiere para cumplir su función,
sino que también es necesaria para que el paciente sea y se sienta escuchado, para que pueda comprender
cabalmente su enfermedad, el tratamiento, los factores externos que pueden afectarlo y pueda sentirse
copartícipe de su atención, elemento primordial para un tratamiento efectivo, eficaz y que mantenga la
buena calidad de vida de éste.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here