68 jardines infantiles de la región evaluarán su desempeño

El Diagnóstico
Integral de Desempeño (DID), desarrollado por la Agencia de Calidad de la
Educación, incluye la participación de las familias, las que evaluarán su
experiencia con el centro educativo. Los establecimientos recibirán
retroalimentación para mejorar.

En 2011, la Ley de Aseguramiento de la Calidad creó una nueva
institucionalidad responsable de asegurar el acceso a una educación de calidad
con equidad en cada uno de los niveles educativos. Hoy ese compromiso es una
realidad, pues la educación parvularia ingresó formalmente al Sistema de
Aseguramiento de la Calidad con el inicio del Diagnóstico Integral de Desempeño
(DID), desarrollado por la Agencia de Calidad.

En la región, 68 centros educativos están implementando el
diagnóstico, que es obligatorio para los jardines infantiles que reciben
aportes de Estado, y que en total se extiende por 5 semanas.

El DID se adapta a la realidad sanitaria en la que se encuentren
los distintos establecimientos, pues la Agencia de la Calidad está
distribuyendo 4.300 kits con el material impreso y el proceso se puede realizar
en modalidad remota, presencial o mixta.

El diagnóstico permitirá a los jardines infantiles recoger información
sobre su desempeño para implementar mejoras, ya que recibirán retroalimentación
inmediata. Además, considera la participación de toda la comunidad educativa:
directora, equipo directivo y pedagógico, a los niños y niñas optativamente, y
a las familias, las que evaluarán su experiencia con el centro educativo.

“La entrada del nivel parvulario al Sistema de Aseguramiento de la
Calidad es un hito de gran importancia. La plataforma y los instrumentos que se
han desarrollado para este nivel fueron especialmente diseñados, con la
expectativa de construir una relación de confianza con los jardines y las
familias, las que participan activamente del proceso. Con los datos que
obtengamos de la autoevaluación buscaremos visitarlos y orientarlos en sus
procesos de mejoramiento”, afirmó el Secretario Ejecutivo de la Agencia, Daniel
Rodríguez.

Entrega de orientaciones

A
partir de los datos que recoja el diagnóstico, en mayo la Agencia de Calidad
priorizará a los centros educativos que necesitan más apoyo y comenzará a visitarlos
en junio, entregándoles material y orientaciones focalizadas según las
debilidades detectadas para que puedan mejorar.

Tanto
este proceso como el diagnóstico se adaptan al escenario pandémico, ya que
ambos pueden realizar en formato remoto o presencial. “El año pasado la Agencia
de Calidad adaptó todas sus funciones a un formato mixto para seguir llegando y
contribuyendo con las escuelas, independiente del contexto. Si las condiciones
lo permiten, los jardines infantiles serán visitados por nuestros profesionales
en los establecimientos, y en los casos donde no exista prespecialidad el
proceso se hará de manera remota”, explica Daniel Rodríguez, secretario
ejecutivo de la Agencia de Calidad.