«No lo olvidaremos, no lo perdonaremos, los perseguiremos y haremos que paguen por esto».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respondió así al ataque suicida perpetrado este jueves contra el aeropuerto de Kabul en plena evacuación de miles de personas de Afganistán tras el regreso del Talibán al poder.

Al menos 60 personas murieron, según le confirmó un funcionario de Salud afgano a la BBC. Entre los fallecidos hay 13 militares estadounidenses, informó el Pentágono.

Se trata del ataque con más víctimas para las tropas estadounidenses en Afganistán desde el año 2011.

EE.UU. atribuyó el atentado al grupo EI-K (ISIS-K, por sus siglas en inglés), una filial afgana del autodenominado Estado Islámico responsable de algunos de los atentados más atroces en el país y enemigos de los talibanes.

«Héroes»

En un discurso dirigido a la nación y visiblemente emocionado, Biden se refirió a los soldados muertos como «héroes comprometidos en una misión que salva vidas».

Como represalia al ataque, el mandatario anunció que ha pedido a los jefes de las Fuerzas Armadas de su país que desarrollen«planes operativos para atacar los activos, líderes e instalaciones de ISIS-K».

Biden dijo que quiere tener esos planes listos para usarlos en el momento que considere necesario.

Heridos y fallecidos tras el ataque fueron transportados al hospital.

«EE.UU. responderá con fuerza y precisión en el momento preciso, en el lugar que elijamos, en el momento que elijamos (…) Voy a defender nuestros intereses y a nuestro pueblo con todo lo que esté bajo mi mando», advirtió.

«He instruido a los militares que, si necesitan fuerzas adicionales, lo aprobaré», dijo, si bien aclaró que no se lo han solicitado hasta el momento.

Sin cambios en la evacuación

Pese al atentado de este jueves, Biden reiteró su intención de completar la evacuación de personas de Afganistán.

«Podemos y debemos completar esta misión. Los terroristas no nos amedrentarán. Vamos a seguir con la evacuación».

«Estos terroristas de EI no ganarán», agregó.

Cuestionado por periodistas, el presidente se mostró igualmente firme en la decisión de retirar las tropas estadounidenses del país.

«Llega el momento de terminar una guerra de 20 años», concluyó.

En rojo los lugares de los ataques.

Miles de personas se han agolpado en los últimos días cerca del aeropuerto de Kabul buscando salir de Afganistán antes del 31 de agosto, fecha en la que vence el plazo de retirada definitiva de tropas de EE.UU. tras dos décadas de presencia en el país.

Previo al ataque de este jueves, tanto EE.UU. como Reino Unido habían elevado el nivel de alerta en el aeropuerto tras asegurar que habían recibido informes sobre un posible ataque asociado a Estado Islámico, un grupo rival del Talibán.

Fuente: BBC Mundo

image_pdfimage_print