COMUNICADO

 Como principales gremios de Tarapacá, queremos manifestar que entendemos y compartimos muchas de las demandas ciudadanas y el descontento de ciertos sectores de nuestra sociedad que se sienten postergados, temas de los cuales debemos hacernos cargo todos.

Sin embargo, creemos también que los acontecimientos de los últimos días han traído nefastas consecuencias en nuestros ejes productivos locales, lo que se manifestará en el corto, mediano y largo plazo. El turismo, el comercio, hoteles, Zofri, restaurantes, y actividad comercial en general, han sufrido actos de vandalismo de grupos que se aprovechan de los movimientos sociales. Esto ha implicado la determinación por parte de la autoridad, de resguardar el orden público, proteger la seguridad, integridad y patrimonio de las personas, viéndose en la necesidad de decretar estado de excepción constitucional, que trae aparejado, entre otras medidas, “los toque de queda”, afectando directamente a las actividades económicas locales, situación que se arrastra ya por casi una semana.

Llamamos a la prudencia, reflexión y autocuidado de la población y, sobre todo, la acción seria y responsable del mundo político de destrabar el conflicto. Existen una serie de trabajadores, emprendedores, Pymes y familias cuya economía depende de volver rápidamente a la normalidad, de lo contrario, muchos de estos no podrán pagar sus sueldos, créditos adquiridos, completar proyectos y cumplir con una serie de compromisos, ahondándose aún más esta crisis que vive nuestro país. Solicitamos, en este sentido, a los servicios públicos y privados correspondientes (SII, IPS, AFP, Bancos, etc.) actuar con la flexibilidad y dar las facilidades del caso.

Creemos que este escenario debe arrojar prontas soluciones, las que en ningún caso deben ser mágicas ni atolondradas, ni menos mesiánicas, sino que deben obedecer a una profunda reflexión y trabajo de nuestra sociedad completa, sin poner en riesgo el necesario crecimiento.