En el sector ex vertedero “Alto Molle”

Frente a las reiteradas denuncias de problemas de malos olores, mosquitos y plagas de roedores, además de la creación de microbasurales en el sector del ex vertedero “Alto Molle”, por parte de vecinos residentes en la zona de “los Volcanes” y la población “318 de La Pampa” el alcalde Patricio Ferreira  a través de la dirección de Medioambiente, Aseo y Ornato, convocó a las autoridades de las seremías de Salud y Medioambiente, para verificar en terreno la problemática medioambiental.

Al respecto, el encargado de la dirección de Medioambiente, Aseo y Ornato, Edgar Ortega indicó que al comprobar la veracidad de los hechos denunciados que ocurrían en el entorno a ex vertedero ubicado en el área sur de la comuna, se decidió realizar un estudio de la calidad del suelo, aire y de gasificación dentro del recinto de basura que dejó de operar hace 20 años atrás, mandatado por la seremía de Salud a la Municipalidad de Iquique, quien está a cargo del ex vertedero “Alto Molle”, para que se responsabilice de cualquier consecuencia que se produzca al interior de éste y no se estén tomando las medidas pertinentes. En este tema, el municipio de Iquique se comprometió a elaborar un programa para mitigar el problema que afecta a los vecinos de Alto Hospicio.

Esta situación, aclaró, se ratificó en la reunión que sostuvieron con el alcalde Patricio Ferreira las seremis de Salud y Medioambiente. Se precisa que el municipio de Alto Hospicio aunque está oficiando de mediador en un problema social ambiental generado por el ex relleno sanitario, el cual no le compete intervención alguna, igual preocupado por los vecinos, está tomando acciones correspondientes para ayudar en el control  del complejo problema que se vive en el sector. “En estas tareas, les pedimos a los vecino paciencia en relación a los tiempos que se necesitan para poder ejecutar cualquier tipo de acción”, enfatizó el profesional ambientalista.

Cabe señalar que uno de los proyectos que están considerados desarrollar en las 13 hectáreas que comprenden el ex vertedero, una vez que se cierre definitivamente, es un plan de arborización, como se ha hecho en otros recintos, como el de Peñalolén o de Recoleta en la región metropolitana.