Argentina coronó una enorme CONMEBOL Copa América 2021 y se quedó con el 15° título continental de su historia, cifra con la que vuelve a alcanzar a Uruguay en lo más alto de la tabla de laureles.

En una final soñada que tuvo todos los condimentos, Argentina superó a Brasil por 1 a 0 en el Estadio Maracaná y se coronó campeón de la CONMEBOL Copa América luego de 28 años de sequía.

El histórico Ángel Di María, con una exquisita definición, convirtió el único tanto del encuentro en el primer tiempo luego de una gran habilitación de Rodrigo De Paul, otra de las grandes figuras de la noche.

Desde un comienzo, y tomando en cuenta la envergadura de semejante encuentro, el trámite fue muy parejo y friccionado. Varios roces, juego trabado y pocas situaciones de gol dominaron los primeros instantes del partido.

El primer balón más cercano al arco rival fue por parte de Brasil, con Richarlison de cabeza para que Neymar remate desde el punto penal, aunque muy incómodo por la marca de Cristian Romero y sin peligro.

Y Argentina, en la primera que tuvo, golpeó. En el minuto 21, Rodrigo De Paul acertó un lanzamiento milimétrico desde su propio campo para el pique de Di María, que le ganó la espalda a Renan Lodi, dominó con clase y definió con precisión sobre la salida del arquero Ederson. Un verdadero golazo para el 1 a 0 parcial.

Di María, muy punzante, volvió a asustar a la defensa brasileña en el minuto 28, cortando el balón de izquierda a centro y sometiéndolo a un desvío de Marquinhos para evitar un nuevo tanto.

A los 32, en tanto, fue el turno de Lionel Messi, de poca participación en ese primer tiempo, de arrancar y patear con peligro desde fuera del área, cerca del travesaño de Ederson.

Brasil, por su parte, culminó el primer tiempo casi sin inquietar el arco de Emiliano Martínez. Con Everton, Paquetá y Neymar bien contenidos, el equipo de Tite careció completamente de ideas para quebrar el bien abroquelado conjunto de Lionel Scaloni, que se fue al descanso en ventaja.

Ya en el segundo tiempo, lógicamente, Brasil cambió su actitud. Y de entrada, Richarlison tuvo dos ocasiones  de peligro. En la primera llegó a convertir, pero fue anulada por posición adelantada. Y en la segunda, Martínez, con una buena atajada, impidió el empate.

Lentamente, Argentina comenzó a jugar peligrosamente cada vez más cerca de su arco y Brasil, con más empuje que fútbol, se hizo dueño del partido. El ingreso de Roberto Firmino por Fred cambió la disposición de un Brasil urgido por la igualdad.

Sin embargo, el equipo local nunca supo crear un circuito de juego para complicar demasiado a Argentina, que en el segundo tiempo apenas se limitó a ser correcto en las marcas y relevos para neutralizar al rival.

Pese a esto, Brasil contó con algunas situaciones, como un disparo del ingresado Gabriel Barbosa que obligó a una soberbia volada de Emiliano Martínez para desviar el balón.

Sobre el final, de contraataque, Argentina pudo liquidarlo con dos situaciones inmejorables. Primero Messi falló un mano a mano increíble tras un genial pase de De Paul y luego del propio De Paul tampoco logró concretar tras quedar cara a cara con Ederson.

Así las cosas, los minutos se consumieron y Argentina pudo volver a tocar el cielo con las manos. La Albiceleste se corona campeón de la CONMEBOL Copa América luego de 28 años y nada menos que frente a su clásico rival y en el mítico Estadio Maracaná.

La Albiceleste puede vanagloriarse con ser nuevamente líder entre los títulos del continente, junto a Uruguay con 15 estrellas. Brasil completa el podio con 9 títulos.

Los uruguayos se adelantaron ganando las dos primeras ediciones del Campeonato, en 1916 en Argentina, y en 1917 en Uruguay. Sacudidos por la generación más victoriosa de su historia (que ganó dos medallas de oro olímpicas, en 1924 y 1928, y dos Copas del Mundo, en 1930 y 1950), los celestes se llevaron 6 trofeos continentales más hasta 1942.

Argentina ganaría su primer Campeonato Sudamericano en 1921 y sólo en 1947 superaría a los vecinos de Río de la Plata como los grandes campeones sudamericanos, con 9 títulos a 8, liderados por ídolos como Norberto Méndez, máximo goleador de la historia del torneo. Hasta entonces, sólo Brasil (dos veces) y Perú (una vez) también habían ganado la competencia.

El dominio argentino continuó durante 40 años, período en el que la posesión de la Copa de campeón se repartió un poco más, con Paraguay y Bolivia  que se sumaron a la lista de ganadores.

En 1987, los uruguayos volvieron a tomar la delantera en la lista de títulos al ganar dos nuevos títulos continentales. Tras esto, el reñido historial de títulos quedó 13 a 12 en favor de los charrúas.

Los representantes del Río de la Plata siguieron alternando títulos en los años siguientes y quedaron igualados luego de las consagraciones de Argentina, en 1991 y 1993, y de Uruguay en 1995.

En 2011, luego de un largo impasse de títulos de ambos conjuntos, el Uruguay de Luis Suárez y Diego Forlán fue nuevamente campeón y otra vez se aisló como el mayor ganador, con 15 trofeos contra  14 de Argentina.

Sin embargo, este sábado, en un histórico partido en el Estadio Maracaná, Argentina trepó nuevamente a lo más alto y, con 15 conquistas, vuelve a mirar a todos desde arriba.

Más atrás en la lista aparecen Chile (bicampeón en 2015 y 2016), Paraguay y Perú, con dos títulos cada uno, mientras que Bolivia y Colombia cierran la nómina de campeones con una estrella cada uno.

image_pdfimage_print