·   Estudiante chilena y productor de eventos colombiano quedaron en prisión preventiva. Droga tenía como destino Viña del Mar.

El perfilamiento de riesgos, sumado al uso de un can detector y tecnología no invasiva, permitió a fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas interceptar un vehículo con 10 kilos 555 gramos de pasta base de cocaína. El procedimiento se registró en el complejo fronterizo Chacalluta y el auto involucrado era conducido por una estudiante chilena y un productor de eventos colombiano.

El Director Regional (s) de la Aduana de Arica, Osvaldo Osorio Iglesias, relató que durante las labores de control desarrollada en Chacalluta “los fiscalizadores perfilaron un vehículo y lo sometieron a una revisión especial con un can detector, el cual alertó a su guía sobre la presencia de sustancias narcóticas. Tras ello el auto fue sometido a una revisión de RX con el camión scanner, confirmando la presencia de un contrabando en la estructura del móvil”.

Con esos antecedentes, agregó Osorio, los fiscalizadores intervinieron el vehículo y hallaron 5 paquetes de distintas formas y tamaños, los cuales estaban envueltos en plástico y contenían una sustancia ocre que fue sometida a una prueba de campo, estableciéndose que se trataba de 10 kilos 555 gramos de pasta base de cocaína.

Los funcionarios aduaneros dieron cuenta de los hechos al fiscal de turno, quien dispuso que los dos involucrados, junto a la droga y los medios de prueba, fueran puestos a disposición de la policía mediante cadena de custodia.

El control de detención se realizó en la Sala N° 2 del Juzgado de Garantía de Arica y fiscal Bruno Hernández Tuñón  formalizó a la chilena I.H.V. (24) y al colombiano J.F.Y. (42) por tráfico ilícito de drogas en grado de consumado. La magistrada Romina Olivia Gutiérrez decretó legal la detención y determinó dejarlos en prisión preventiva durante los 100 días que se fijaron como  plazo para el cierre de la investigación.