Pareciera ser que la opinión pública está determinando el accionar de las autoridades en el tema control de la pandemia.

Las semanas anteriores con el inicio de la cuarentena, se habló de reducir la movilidad, quedarse en casa y volver al teletrabajo. Sin embargo, el comportamiento ciudadano pese a las restricciones y recomendaciones siguió como si fueran días normales y la afluencia en centros comerciales era notoria.

Estricta fue la revisión de permisos a los cargadores, sólo los que portaban el documento para trabajar dentro del recinto amurallado fueron autorizados a ingresar.

En los últimos días el clamor ciudadano era la falta de fiscalización de permisos, lo que según la opinión pública generó el alarmante aumento de casos Covid en la región que nos sitúa sobre el promedio nacional de positividad.

Ayer, tal como lo pedían algunos y exigían otros, fue un día de intensas fiscalizaciones con amplio despliegue de autoridades, entidades fiscalizadoras y personal de fuerzas armadas y de orden en las comunas que están en cuarentena.

Desde las 8 horas, en la puerta 7 y 10 de Zofri se estableció un férreo control peatonal y vehicular, el cual tuvo por finalidad evitar desplazamientos innecesarios e impedir la venta de productos para los “coleros” que se instalan en ferias de Iquique y Alto Hospicio.

El gobernador provincial Rene Muñoz manifestó que la acción apuntó a bajar la movilidad en un lugar complejo como son las entradas al recinto amurallado de Zona Franca, respondiendo a denuncias que daban cuenta de trabajo en funciones no esenciales.

Fuerzas militares coparon el sector bancario de Iquique para evitar que gente sin permiso continuara desplazándose por la zona céntrica.

“La fiscalización se cumplió con efectivos de Ejército, Carabineros, PDI, continuáremos por lo menos una vez por semana, en forma aleatoria, sorpresiva, con la intención de sorprender a quienes están trabajando o comprando al mayoreo para vender esos productos en las ferias itinerante de Iquique, Quebradilla de Alto Hospicio o en las calles de ambas ciudades”.

La autoridad provincial reconoció que la gente tiene necesidades y debe subsistir, pero pidió que estas dos semanas se queden en sus casas.

“Sabemos que la necesidad existe, que la gente tiene que comer y producir de alguna manera. Lo que buscamos estos 15 días y se ha pedido desde el nivel central es reducir la movilidad, lo que más se pueda. Eso es lo que pedimos, que hagan un esfuerzo y no salgan estos días”.

En el sector céntrico de la capital regional como de Alto Hospicio, la autoridad sanitaria y con apoyo del JEDENA realizaron el chequeo de quienes se estaban desplazando o hacían fila en alguno centro bancario o de pago.

image_pdfimage_print