Mario Vergara

Todos sabemos que la sangre en el cuerpo humano cumple múltiples funciones, entre ellas oxigenación de todos los tejidos, defensa ante infecciones, coagulación de la sangre ante heridas y sangrado.

Pero muchos desconocen que el Banco de Sangre del principal recinto asistencial de la región, tiene un bajo stock para atender las intervenciones quirúrgicas, todos los días.

Es por eso que Vanesa Aguirre, tecnólogo médico del Banco de Sangre del Hospital Doctor Ernesto Torres Galdámez, lanzó un llamado a los generosos donantes para aportar el vital elemento.

«Todos los días hay requerimientos, constante necesidad de sangre porque hay pacientes de operaciones complicadas, de accidentes que requieren transfusión. Como la sangre no se puede fabricar, solamente dependemos de la donación de personas que buena voluntad para que donen sangre para cubrir las necesidades de los pacientes».

Explicó que por el bajo stock, hay momentos en que se enfrentan complicaciones cuando se atiende emergencias, por ejemplo, cuando se registran accidentes de tránsito y cuando se deben realizar intervenciones quirúrgicas.

Consultada por las condiciones físicas de los eventuales donantes, dijo que deben tener entre 18 y 60 años de edad, tener buena salud y que personas diabéticas que no sean insulinodependientes, que se traten con pastillas pueden ser donantes.

Dijo que los que se inyectan insulina quedan excluidos  y que en el caso de los hipertensos que estén con su enfermedad controlada, pueden donar.

«El procedimiento funciona de la siguiente manera. Al donante se le entrevista, se toma la presión porque se debe tener presente que no se le puede afectar al donante. Es por eso, que lo importante es que sean personas de buena salud, que no hayan tenido COVID, que en las últimas dos semanas no hayan tenido síntomas de resfrío o fiebre. Hay algunos medicamentos que no presentan problemas para la donación de sangre. Hay algunas condiciones, por ejemplo que el donante tenga solo una pareja sexual; no haber tenido enfermedades de transmisión sexual, que no consuma drogas ni marihuana. La sangre se recupera gradualmente después de tomar agua».

LOS MITOS

La profesional explicó que en donación de sangre, hay algunos mitos que se repiten en el tiempo, como que un donante bajará o subirá de peso. Afirmó que tampoco hay riesgo de contraer alguna enfermedad durante la donación porque se utilizan elementos desechables.

«Otro asunto importante de aclarar es que el donante puede presentar sueño, pero de eso se recupera. Un hombre puede donar sangre cada tres meses y las mujeres, cada cuatro meses. Los donantes de sangre deben concurrir con un buen desayuno o alguna fruta, pero sin exagerar. Si concurre después del mediodía debe ir luego de almorzar».

Actualmente, el proceso de donación de sangre, se realiza en la sede la Universidad Santo Tomás, en la esquina de Bulnes con Patricio Lynch.

Lo importante es que hay que agendar hora para donar sangre, llamando al teléfono (562) 405766.

Vale consignar que la sangre es un tejido líquido que recorre el organismo a través de arterias, venas y capilares, y que transporta diferentes elementos, como glóbulos rojos, blancos, plasma y plaquetas, necesarios para realizar funciones vitales.

 La cantidad de sangre de una persona está relacionada con la edad, peso, sexo y altura. Un adulto tiene entre 4,5 y 6,0 litros de sangre en su cuerpo.

Todas las células que componen la sangre se fabrican en la médula ósea. Ésta se encuentra en el tejido esponjoso de los huesos planos (cráneo, vértebras, esternón, crestas ilíacas) y en los canales medulares de los huesos largos (fémur, húmero).

La sangre es un tejido renovable del cuerpo humano, esto quiere decir que la médula ósea se encuentra fabricando durante toda la vida células sanguíneas, ya que éstas tienen un tiempo limitado de vida. Esta “fábrica”, ante determinadas situaciones de salud, puede aumentar su producción en función de las necesidades. Por ejemplo, ante una hemorragia aumenta hasta siete veces la producción de glóbulos rojos y ante una infección aumenta la producción de glóbulos blancos, según el Ministerio de Salud.

Como la sangre no puede ser fabricada, los Servicios de Medicina Transfusional del país, dependen de la generosidad de los ciudadanos para abastecer a los hospitales y así garantizar la realización de trasplantes, operaciones y tratamientos oncológicos, entre otros.
La sangre que se obtiene de las donaciones es destinada al tratamiento de enfermedades que producen anemia, así como para el tratamiento de distintos tipos de cáncer. También es utilizada en intervenciones quirúrgicas, trasplantes de órganos y tratamiento ante accidentes, hemorragias y quemaduras.
El proceso de donación de sangre se extraen 450 milígramos de sangre que permite preparar 3 o 4 componentes distintos: glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitado, que se transfundirán a diferentes enfermos en función de sus necesidades.

image_pdfimage_print