Esta enfermedad presentó en Chile 837 nuevos casos y 540 fallecidas durante el 2020, según Cancer Today de la Organización Mundial de Salud (OMS). Un drama que es recordado cada 8 de mayo y revela la importancia que las mujeres las tarapaqueñas se informen de su diagnóstico y utilicen también el sistema de derivación nacional creado por el sistema público. 

Isabel Frías 

Periodista U.C. 

Se estima que en el mundo cada 2 minutos fallece una mujer por cáncer de ovario, y 3 de cada 4 mujeres afectadas no logrará sobrevivir a éste. Corresponde a la enfermedad más letal de los cánceres ginecológicos, reportándose en el año 2020 cerca de 200.000 muertes en el mundo y 300.000 casos nuevos.  

Y en Chile, esta enfermedad exhibe 837 nuevos casos y 540 fallecidas durante el 2020, según cifras de la propia OMS 

Según explica el médico ginecólogo Rodrigo Alliende, los ovarios son los órganos involucrados en la reproducción y la elaboración de hormonas en la mujer; sin embargo, “por diferentes causas, en ellos pueden aparecer un tipo células llamadas malignas o cancerígenas, las que crecen de una manera anormal y descontrolada, generando finalmente el cáncer de ovario”.  

El médico del Instituto Nacional del Cáncer (INC) añade que, este tipo de patología “se detecta generalmente en la menopausia, y al momento del diagnóstico un 75% de las pacientes tendrán un cáncer avanzado e incurable”.  

CUÁNDO ALERTARSE

El experto sostiene, asimismo, que su elevada mortalidad en gran parte se debe a que es una enfermedad silenciosa, que presenta en etapas iniciales molestias leves e inespecíficas, lo que lleva a las pacientes a consultar tardíamente.  

Se debe prestar especial atención a los siguientes síntomas: Dolor abdominal y/o pélvico leve pero que no desaparece; hinchazón, diarrea o constipación persistentes, y decaimiento, cansancio, pérdida del apetito o baja de peso. 

Entre los factores de riesgo, por supuesto aparecen la edad avanzada (en promedio se detecta a los 63 años); obesidad, diabetes y tabaquismo, antecedentes familiares; no haber tenido hijos o el primero después de los 35 años. 

“Lamentablemente, a diferencia de otros cánceres (como mama, cuello uterino o colón), hasta el momento no se dispone de un examen de utilidad para detectar precozmente el cáncer de ovario. Ni la realización anual de imágenes o exámenes de sangre ha demostrado servir como herramienta de prevención”, enfatiza el médico del equipo de gineco oncología del INC, Rodrigo Alliende.  

CÓMO Y QUÉ HACER

Dada su importancia, el año 2013 el cáncer de ovarios fue incluido en las Garantías Explícitas de Salud (GES), haciéndose beneficiarias a todas las mujeres con sospecha cáncer de ovario, de cualquier edad, ya sean de ISAPRE o FONASA, asegurándose de esta forma tanto la prontitud en la confirmación del diagnóstico, como el inicio del tratamiento.  

El Dr. Alliende enfatiza que, cuando el cáncer ya es diagnosticado, un comité de expertos del INC decidirá el tratamiento más apropiado, el que puede comprender desde la realización de una cirugía, la administración de quimioterapia, la aplicación de radioterapia en casos seleccionados o los cuidados paliativos y alivio del dolor si es que la enfermedad se encuentra en su estadio terminal.  

La fecha conmemorativa del Día Internacional del Cáncer de Ovarios este 8 de mayo es un instrumento para recalcar la importancia no solo de los controles preventivos: También el evento es una oportunidad para que las mujeres de Tarapacá conozcan y utilicen el sistema de derivación nacional con que cuenta el sistema público de atención. Y la idea es que todas puedan acceder a un tratamiento oportuno.

image_pdfimage_print