En China se registraron un total de 81.000 casos confirmados del Covid-19, entre ellos, más de 68.000 ya están curados y dados de alta. Incluso en la ciudad Wuhan, capital de la provincia Hubei y el llamado epicentro, el aumento de nuevos casos se reduce a dígitos. Se respira un optimismo notable en el país asiático. Así que El Diario Longino solicitó el comentario del Sr. Chen Ping, Cónsul General de la República Popular China en Iquique.

El Longino: Cónsul General, ¿es cierto que China está de fiesta celebrando la superación de la enfermedad?

Chen Ping: El momento pico de la epidemia ya pasó hace una semana. Eso quiere decir que ya se consolidó la tendencia a la baja de los casos nuevos. Se cerraron sucesivamente todos los 15 hospitales camarote convertidos de los estadios y centros de convenciones y exhibiciones para atender a los enfermos leves. Al cumplir exitosamente la misión, los 42.000 médicos y enfermeros enviados a Hubei desde otros lugares están retirándose grupo por grupo. La profunda gratitud de los enfermos curados y la gran satisfacción de los profesionales son sentimientos visibles en las caras de ambos colectivos. En muchas provincias ya no hay casos confirmados, sospechosos ni trazables cercanos. Todo eso son buenas noticias. Pero aún quedan 9.000 enfermos hospitalizados, entre ellos, la mayoría se encuentran en Wuhan, y 2.800 en estado grave. La lucha sigue. Hasta lograr la victoria completa en el país y el control de la situación a nivel mundial, no podemos celebrar.

El Longino: ¿Cómo ha podido lograr este resultado tan estimulante cuando los gobiernos de muchos países del mundo están teniendo un dolor de cabeza muy agudo?

Chen Ping: Creo que son varias las experiencias y lecciones chinas de combatir el coronavirus. Una, contamos con la firme y fuerte dirección del Partido gobernante y el Gobierno central bajo el mando directo del Presidente Xi Jinping. El sistema socialista con características propias permite reunir los amplios recursos para realizar grandes trabajos. El máximo grupo directivo de trabajo y los distintos mecanismos de prevención y control se engranan fluida y eficazmente. Dos, hemos diseñado políticas y medidas acertadas y bien aplicadas. Las medidas más inmediatas, rigurosas y completas de prevención y control dispuestas a nivel nacional superan los standares y exigencias de las normas internacionales con resultados muy positivos. Por ejemplo, el cierre de las ciudades y la limitación del movimiento humano cortaron eficazmente las cadenas de propagación del virus. La atención y el tratamiento de todos los infectados ayudaron a reducir el contagio entre los seres humanos. Para eso, se construyeron a la mayor brevedad muchos hospitales con un total de 16.000 camas para satisfacer las urgentes demandas de los enfermos tanto graves como leves. Tres, contamos con la estrecha colaboración de los centenares de millones de ciudadanos y la plena dedicación de los centenares de miles de médicos y auxiliares a la atención y cura de los enfermos. Todo eso garantizó la victoria de la guerra del pueblo contra el poderoso enemigo viral. Cuatro, realizamos el tratamiento con dos medicinas, la china tradicional y la occidental. Eso sentó una buena y sólida base de cura de esta nueva y desconocida enfermedad. La medicina china es muy útil para aumentar la inmunología humana.

El Longino: Usted mencionó la pandemia que está expandiéndose por todo el mundo. ¿Qué es lo que deben hacer los países afectados, según su criterio?

Chen Ping: A nivel mundial, está pasando lo mismo como en China en su etapa inicial. Lo lamentable es que muchos países tomaron la penosa experiencia China a la ligera pensando que el virus está lejos. Quiero destacar que el origen del virus es aún desconocido pero investigado por los científicos chinos, a pesar de que el brote tuvo lugar en China. El Director de CDC de Estados Unidos reconoció hace poco que algunos muertos de influenza dieron positivo en el test póstum de coronavirus. Pero, por falta de transparencia e información, no sabemos cuántos y cuándo murieron del mismo en EE.UU. Lo más lamentable es que la gente se contagia sin darse cuenta en muchos lugares del mundo. Frente a esta situación, los países no tienen otra opción que tomar el ejemplo Chino y aplicar medidas rigurosas de control, prevención y contención del virus a través de aislar de verdad a los contagiados, tarea difícil de cumplir de forma  particular, cortar las vías de propagación cerrando las fronteras internas y exteriores, atender y curar a los enfermos recurriendo de los propios esfuerzos y también a través de la coordinación y cooperación internacionales bajo el monitoreo de la OMS. Para eso China tiene plena disposición a pesar de sus propias dificultades.

El Longino: Muchas gracias, Cónsul.

image_pdfimage_print