Para ayudar a mitigar el hambre en poblaciones

MARIO VERGARA

En medio de la pandemia hay tan buenas acciones que no deben ocultarse, aunque los nombres deban quedar en el anonimato. Son los formidables, que se conmueven ante el sufrimiento ajeno y que son capaces de desprenderse de algunos de sus bienes para ir en ayuda del prójimo especialmente en medio de la brutal pandemia que están viviendo miles de familias de la región.

Un espectacular caso de solidaridad con los que padecen hambre, lo protagonizó un grupo de empresarios, que no solo donó media tonelada de albacora, sino que salió a repartir los quinientos kilos en Alto Hospicio, en las poblaciones y tomas.

Según el comentario de uno de los donantes de buen corazón, dijo que fue tal el impacto en las familias, que algunas mujeres con lágrimas de emoción salieron a recibir un trozo de albacora.

También está el caso de una connotada abogada que hizo un importante aporte para las ollas comunes, pero que exigió anonimato total.

Cuatro empresarios del sector de Zona Franca se unieron y donaron cajas con alimentos no perecederos. Y estos son solo algunos de los casos que hemos conocido y que prefieren ayudar, pero sin salir en las fotos.

image_pdfimage_print