Para la ciudad de Iquique se pronostican precipitaciones débiles -0.1 a 0.6 mm-  para la noche de hoy y la madrugada de mañana jueves. Sobre los 30 mm de agua se espera que caigan en la Provincia del Tamarugal.

De acuerdo a la información proporcionada desde la Dirección Meteorológica de Chile, la Onemi Tarapacá tomó la determinación de decretar Alerta Amarilla para esta jornada en las Provincias del Tamarugal e Iquique. Lo anterior fue dado a conocer en un punto de prensa en las dependencias de Onemi regional por Álvaro Jofré, intendente (s) de Tarapacá.

Una vez finalizada la reunión de la mesa técnica, el intendente (s) señaló que la alerta meteorológica “nosotros la dividimos en dos: en la Provincia del Tamarugal y también en la Provincia de Iquique. Vamos a tener en cordillera durante la jornada de mañana (hoy) y el jueves sobre los 20 a 30 milímetros –mm- de agua caída. Para el sector costero, los niveles van entre los 0.1 a 0.6 mm, es mucho menor, pero el tema del pronóstico puede cambiar y estamos preparados para eso. Hicimos el análisis técnico de riesgo y cancelamos la alerta temprana preventiva para la Provincia del Tamarugal, declarando la alerta amarilla. Para las comunas de Iquique y Alto Hospicio declaramos la alerta temprana preventiva”, informó la autoridad.

La reunión de la mesa técnica de riesgo fue encabezada por el intendente (s) Álvaro Jofré.

RUTAS

En cuanto al estado de los caminos que conectan las comunas del interior, el intendente (s) señaló que bajo este escenario existen una ruta grave y seis rutas leves “la que está interrumpida es la ruta A-475 en la quebrada de Aroma, sector Ariquilda, en la comuna de Huara. Tenemos leve la Ruta A-45 en Camiña y la Ruta A-464 y A-555 en Huara. En Pozo Almonte las Rutas A-527, A-639 y 5 Norte. Cuando hablo de leves es que están transitables, con mucha precaución”, indicó Jofré.

ALERTAS

Recordemos que según el Sistema Nacional de Protección Civil una alerta Temprana Preventiva es un estado de reforzamiento de las condiciones de vigilancia y atención. Constituye un estado de anticipación –en los términos de condiciones factibles) a posibles situaciones de emergencia e implica el monitoreo riguroso de las condiciones de riesgo advertidas.

Alerta Amarilla se establece cuando una amenaza crece en extensión y severidad, lo que lleva a suponer que no podrá ser controlada con los recursos locales habituales, debiendo alistarse los recursos necesarios para intervenir de acuerdo a la evolución del evento o incidente destructivo.

Finalmente, Alerta Roja se establece cuando una amenaza crece en extensión y severidad, requiriendo la movilización de todos los recursos necesarios disponibles, para la atención y control del evento o incidente destructivo. Una Alerta Roja se puede establecer de inmediato sin que medie de previamente una Alerta Amarilla.