• El dolor crónico es una patología que puede afectar a personas de todas las edades y de cualquier género. Aquellos que lo padecen, ven afectada en gran parte su calidad de vida.

Un contexto de desinformación es el que se vive en torno al dolor crónico, principalmente porque no es conocido ni considerado como una enfermedad por parte de la población. Por ello, la Dra. Delia Ruiz, fisiatra y directora de la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor (ACHED), explicó 5 mitos vinculados a esta patología.

Mitos

El dolor crónico no es una enfermedad.

  • Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), el dolor crónico es una enfermedad en sí misma; no se considera como un síntoma o un signo. Deja de ser fisiológico, a diferencia del dolor agudo (el que siempre es fisiológico y que tiene que ver con procesos reparativos). Esto, debido a que persiste más allá del tiempo esperado para la recuperación, degradando la calidad de vida de quien lo padece.

El dolor crónico solo puede ser diagnosticado por un examen de laboratorio.

  • El dolor crónico se define en base a una evaluación médica. A través de un análisis de antecedentes previos y actuales del paciente, sintomatología vinculada al dolor y examen físico, se puede clasificar. Para apoyar el diagnóstico, el médico puede recurrir a exámenes de laboratorio.

El dolor crónico solo lo padecen adultos mayores.

  • El dolor crónico es transversal; puede afectar a personas de todas las edades y género. Estudios han demostrado que incluso en niños se producen fenómenos de aparición de dolor crónico. De todas formas, las últimas Encuestas Nacionales de Salud han demostrado que sí existe una mayor prevalencia de dolor crónico a medida que avanza la edad, especialmente relacionad a síntomas musculoesqueléticos.

Si consumo antiinflamatorios diariamente, ya no voy a seguir sintiendo dolor crónico.

  • El consumo de antiinflamatorios dependerá de las características y del origen del dolor. En el dolor crónico, el antiinflamatorio no puede ser la base del tratamiento farmacológico. Los antiinflamatorios no esteroidales (AINEs) tienen múltiples efectos adversos, a nivel cardiovascular, renal y gastrointestinal, entre otros, los que pueden derivar en reacciones graves, incluso la muerte.

El ejercicio empeora mi dolor crónico.

  • El ejercicio forma parte de la base del tratamiento del dolor crónico. Entre los pilares más importantes se encuentran el tratamiento farmacológico, la terapia psicológica y la rehabilitación, donde está el ejercicio como principal actor. De hecho, está definido que el ejercicio, a través de distintos mecanismos, induce la analgesia.
image_pdfimage_print