Junto al kit de emergencia que siempre debemos que tener ante cualquier eventualidad sismográfica, acá les entregamos una pauta científica para aprovisionarse del mejor botiquín posible en tiempos de pandemia.

Isabel Frías

Periodista U.C.     

En materia de prevención y autocuidado, no existen dos opiniones: ante cualquier sospecha de síntoma de covid19, toda persona debe comunicarse con los teléfonos de la atención primaria de la salud municipal de su comuna.

Sin embargo, existen otros resguardos y uno de ellos es aprovisionarse de un botiquín casero adecuado para la emergencia sanitaria.

EL PASO UNO

Si se padece una enfermedad crónica (llamadas también “patologías de base”) el primer paso es asegurarse un suministro de los medicamentos recetados por lo menos para 30 días.

Ese es el consejo inicial que entrega tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como los científicos internacionales y farmacéuticos locales. Pero la lista de tareas no concluye aquí: El segundo paso es asegurarse que se están almacenando las medicinas y accesorios sanitarios (termómetro, por ejemplo) en el lugar adecuado.

“Ni el botiquín ni los medicamentos deben dejarse en el baño”, advierten, porque es un lugar húmedo, lo cual afecta los ingredientes activos que poseen todos los fármacos.

El botiquín personal o familiar, además, nunca debe dejarse expuesto a los rayos del sol, ni menos en un sitio donde cualquier niño lo pueda alcanzar. Cualquier ubicación “alta” dentro del closet —si está aireado ni reciba luz solar directa— suele ser el lugar adecuado.

TERMÓMETRO, UN IMPRESCINDIBLE

Dado que la fiebre es uno de los síntomas principales de la enfermedad covid19, resulta imprescindible que en cada hogar exista un termómetro.

El municipio de Iquique, por citar el caso más cercano, repartió gratuitamente este elemento hace semanas atrás y, eventualmente, podría ser solicitado si algún grupo familiar no cuenta con los recursos para proveerse de este artículo.

Si se tienen dos termómetros, el consejo técnico es controlar la temperatura con ambos, dado que se trata de artefactos caseros y no son clínicamente infalibles. Para su utilización la medida sanitaria correcta es desinfectar el termómetro y para ello el botiquín debe contar con alcohol o peróxido, dos elementos claves del kit en tiempos de pandemia.

En todo caso, los médicos son tajantes: “Si la persona tiene fiebre, el termómetro solo va a corroborar el malestar y entregará un número. Se debe pedir ayuda especializada”.

Si se da esta situación de fiebre, lo correcto no es partir al hospital ni al SAPU, sino marcar el número gratuito 800-360-075 en la comuna de Iquique.

Para toda la región de Tarapacá existe la línea 800-123-766, donde atienden profesionales del “Centro de Respuestas Respiratorias” que habilitó la autoridad nacional.

ANTIPIRÉTICOS Y ANALGÉSICOS

En materia de medicamentos para bajar fiebre, el paracetamol como el ibuprofeno reducen la fiebre (antipiréticos), y pueden ser usados para tratar síntomas como un dolor de cabeza, dolores musculares y escalofríos.  En ambos casos se trata de productos de venta libre y bajo costo relativo.

Es útil recordar que existen versiones para niños como para adultos y todo botiquín debería tener esas versiones.

Por último, respecto del antiinflamatorio ibuprofeno, la OMS ya zanjó cualquier controversia y determinó que no existe ninguna investigación que esta medicina no pueda ser tomada por pacientes infectados de covid19. Sus límites están relacionados con el impacto que genera sobre el hígado en tratamientos más extensos.

Aunque no se promueve la automedicación, cualquier especialista que evalúe a la persona vía telefónica podría indicar la ingesta de alguno de estos productos: y hay que contar con ellos en el botiquín de casa.

image_pdfimage_print