Durante el año recién pasado, se recibieron solamente cuatro denuncias por infracción a la norma. Las multas pueden superar los dos y medio millones de pesos a los colegios que exijan determinados útiles de marca.

MARIO VERGARA

Las multas a los establecimientos educacionales por exigir textos, útiles y uniformes de marca pueden ir des de 49 mil 543 pesos hasta casi dos y medio millones de pesos.

Como todos saben lo difícil que es el inicio de clases, especialmente en lo económico, es que el Seremi de Educación Claudio Chamorro Olguín y el director regional de la Superintendencia de Educación, Ricardo Villalba Pedreros entregaron amplia información a la comunidad para enfrentar este período.

«Tenemos que tener sumamente claro que los colegios no pueden exigir marcas específicas, marcas de proveedores específicos, de manera que se vaya formando una especie de discriminación. Y en este mismo orden de ideas no es permitido absolutamente, que se produzca discriminación en los alumnos en la eventualidad que ellos llegasen a clases con algún útil distinto al que se le solicitó en su lista escolar, o que falten algunos de los componentes de esta lista de útiles escolares» dijo el Seremi de Educación.

Agregó que otro punto muy importante en ese sentido dice relación con los costos de los textos pues el Ministerio de Educación realizó una modificación a los textos escolares que se entregan gratuitamente a los establecimientos, los mismos que están disponibles.

Precisó que, las editoriales pueden acceder a sus contenidos son de la misma calidad de los textos privados y de un valor infinitamente más económico y que por lo tanto, ahí hay una alternativa para que los padres y apoderados accedan a textos escolares de la misma calidad, que los tradicionales, que los que expenden las editoriales privadas a un costo menor, pero entendiendo que es de la misma calidad.

«Esa es un poco la idea de que los apoderados también entiendan que ellos tienen derechos y que los establecimientos educacionales no pueden imponer este tipo de situaciones de manera que no se genere este costo económico extremo, para una etapa tan difícil como es el inicio del año escolar» recalcó.