Con la interrupción del tránsito vehicular en el sector de la carretera del segundo acceso sur de La Pampa, pobladores que viven en situación de tomas en la zona detrás del hospital que está en construcción, protestaron ayer jueves porque les retiraron los cables que alimentaban con energía eléctrica sus precarias viviendas.

Dirigentes de 5 comités de viviendas que por más de 4 años están asentados en el lado sur de la comuna, se quejan que no les avisaron y recibieron ninguna notificación que les cortarían la energía eléctrica.

Señalan que han conversado con las autoridades y representantes de la Compañía Eléctrica (CGE), que no quieren que les regalen nada y que ellos quieren pagar por el consumo de electricidad. Han propuesto que les instalen mochilas u otros equipos para que le proporcionen energía a las casas, pero no reciben respuestas a sus inquietudes.

Asimismo, manifiestan que las cientos de familias que residen en las tomas, no perciben ingresos suficientes para arrendar una casa, situación que los ha obligado a tomarse un terreno para poder vivir. Frente al temor de desalojo y ahora con los cortes de luz, están muy preocupados ya que no tienen donde ir, y gran parte de las familias están integradas por niños y adultos mayores.

image_pdfimage_print